Libertad de Expresión

El derecho a la libertad de expresión esta contenido en el art�culos 4 de la Declaración de Derechos y Deberes del Hombre y los art�culos 13 y 14 de la Convención Americana respectivamente. Debido a su particular relevancia, reconocida tanto por los organos del sistema interamericano como por otros organismos regionales y universales, la Comisión Interamericana en el año 1997 creó la Relator�a Especial para la Libertad de Expresión y en el año 2000 estableció la Declaración de Principios sobre la Libertad de Expresión, interpretando la Convención Americana, a fin de que orienten la labor de dicha Relator�a.

La Declaración de Principios de Libertad de Expresión comienza estableciendo en su Art�culo 1 que "La libertad de expresión, en todas sus formas y manifestaciones, es un derecho fundamental e inalienable, inherente a todas las personas." Como lo ha se�alado la Corte Interamericana en su jurisprudencia, constituye uno de los pilares fundamentales de la democracia:

    "[l]a Libertad de Expresión es una piedra angular en la existencia misma de una sociedad democr�tica. Es indispensable para la formación de la opinión p�blica. Es también 'conditio sine qua non' para que los partidos pol�ticos, los sindicatos, las sociedades cient�ficas y culturales, y en general, quienes deseen influir sobre la colectividad puedan desarrollarse plenamente. Es, en fin, condición para que la comunidad, a la hora de ejercer sus opciones, este suficientemente informada."

El derecho a la libertad de expresión, incluye el derecho de las personas a pensar y a expresarse libremente y a su vez, a buscar, recibir, y difundir información o ideas de toda �ndole y por cualquier medio. En este sentido, el derecho a la libertad de expresión tiene un car�cter dual, incluyendo un derecho individual de expresar y un derecho colectivo de recibir información e ideas. La Corte Interamericana incluso sostuvo que "La expresión y la difusión del pensamiento y de la información son indivisibles, de modo que una restricción de las posibilidades de divulgación representa directamente, y en la misma medida, un limite al derecho a expresarse libremente."

En los términos de la Convención Americana, el derecho a la libertad de expresión implica, a su vez, la necesaria exclusión de prohibiciones tanto directas como indirectas; la incompatibilidad de monopolios p�blicos o privados de los medios de comunicación social y la prohibición de la censura previa, entre otras.

Finalmente, el derecho a la libertad de expresión abarca también el derecho de acceso a la información p�blica. La Corte Interamericana en este sentido ha dicho que "[e]s posible afirmar que una sociedad que no esta bien informada no es plenamente libre."

A pesar de la excelente labor de la Relatoria de Libertad de Expresión y de la sociedad civil en este área, los recientes desarrollos políticos de la regi&ocaute;n amenazan la estabilidad lograda. El Proyecto de Litigio de WCL tiene como objeto llevar ante la Comisión y la Corte Interamericana casos paradigm�ticos en esta �rea, y desarrollar actividades de promoción y educación.

Claude Reyes y otros c. Chile