RESOLUCION No.31/82

CASO 7530 (BOLIVIA)

8 de marzo de 1982

ANTECEDENTES:

  1. En comunicación del 30 de octubre de 1980, se denunció a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que la señora Guillermina Soria, fue detenida por un grupo de paramilitares del Servicio de Inteligencia del Gobierno de Bolivia el día 22 de septiembre de 1980; conducida al Ministerio del Interior y luego al cuartel de Miraflores en donde fue interrogada. En el mes de octubre del mismo año se encontraba incomunicada en la sede del DOP, en la Plaza Murillo de la ciudad de La Paz. De acuerdo con la denuncia recibida la señora Soria fue objeto de apremios ilegales y torturas hasta el punto de requerir la atención de un neurólogo.

  2. En cablegrama del 4 de noviembre de 1980, la Comsión transmitió las partes pertinentes de la denuncia al Gobierno de Bolivia, solicitándole que suministrase la información que considerase pertinente, asl como cualquier elemento de juicio que le permitiese apreciar si en el caso materia de la solicitud se agotaron o no los recursos de la jurisdicción interna.

  3. La Comisión al no recibir respuesta del Gobierno de Bolivia, en nota del 13 de abri1 de 1981, reitero su solicitud de información anunciando la posible aplicación del Artículo 39 del Reglamento referente a la presunción de veracidad de los hechos. A pesar de lo anterior y hasta la fecha, la CIDH no ha recibido ninguna respuesta del Gobierno de Bolivia.

CONSIDERANDO:

  1. Que el Artículo 39 del Reglamento de la Comisión establece lo siguiente:

    Artículo 39

    Se presumirán verdaderos los hechos relatados en la petición y cuyas partes pertinentes hayan sido transmitidas al Gobierno del Estado aludido si, en la plazo máximo fijado por

    la Comisión de conformidad con el Artículo 31, Párrafo 5, dicho Gobierno no suministrare la información correspondiente, siempre y cuando de otros elementos de convicción no resultare una conclusión diversa.

  2. Que hasta la fecha el Gobierno de Bolivia no ha respondido a las solicitudes de información de la Comisión formuladas en sus notas de 4 de noviembre de 1980 y 13 de abri1 de 1981, lo que hace presumir que no hay recursos internos que deban ser agotados.

  3. Que de la falta de respuesta del Gobierno de Bolivia a la solicitud de información de la Comisión, se infiere que no hay lugar a celebrar la audiencia para una solución amistosa prevista en el Reglamento de la Comisión.

LA COMISION INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS,

RESUELVE:

  1. Por aplicación del Artículo 39 del Reglamento, presumir verdaderos los hechos denunciados en su comunicación de 4 de noviembre de 1980, relativa a la detención arbitraria y apremios ilegales de la señora Guillermina Soria.

  2. Observar al Gobierno de Bolivia, que tales hechos, configuran graves violaciones al derecho a la integridad personal (Artículo V); y al derecho a la libertad personal (Artículo VII) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

  3. Recomendar al Gobierno de Bolivia: a) que disponga una investigación completa e imparcial para determinar la autoría de los hechos denunciados; b) que de acuerdo con las leyes bolivianas sancione a los responsables; y c) que lnforme a la Comisión en un plazo de 90 días acerca de las medidas adoptadas.

  4. Comunicar esta Resolución al Gobierno de Bolivia para los fines consiguientes, de conformidad con el Artículo 44 del Reglamento de la Comisión.

  5. Si transcurrido el plazo fijado en el numeral 3 de esta resolución, el Gobierno de Bolivia no presentare observaciones, la Comisión incluirá esta Resolución en su Informe Anual a la Asamblea General de conformidad con el Artículo 59 inciso (g) del Reglamento de la Comisión.