OEA/Ser.L/V/11.19

Doc. 51 (espa�ol)
18 diciembre 1968
Original: espa�ol

 

COMISION INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS

 

INFORME SOBRE LA LABOR DESARROLLADA DURANTE SU
DECIMONOVENO PER�ODO DE SESIONES
(EXTRAORDINARIO )

 

1 al 11 de julio de 1968

 

UNION PANAMERICANA
Secretar�a General de la Organizaci�n de los Estados Americanos
Washington, D.C.

 

Diciembre 1968

 

Este documento ha sido preparado por la Secretar�a de la Comisi�n.

 

INDICE

 

  1. ORGANIZAC�ON DEL DECIMONOVENO PER�ODO DE Sesiones
    1. Apertura y duraci�n del per�odo de Sesiones
    2. Composici�n de la Comisi�n y participaci�n en el Per�odo de Sesiones
    3. Sesiones y documentos
  1. PROGRAMA
  2. INFORME DEL PRESIDENTE DE LA COMISLON
  3. ELECC�ON DE PRESIDENTE Y VICEPRESIDENTE DE LA COMISION
  4. ELECC�ON DE UN TERCER MIEMBRO Y DE UN MIEMBRO SUPLENTE DE LA SUBCONISLON PERMANENTE
  5. INFORME SOBRE LA LABOR DESARROLLADA POR LA COMISLON DURANTE SU DECIMOCTAVO PER�ODO DE Sesiones
  6. INFORME DEL SECRETARLO EJECUTIVO SOBRE LAS ACTIVIDADES DE LA SECRETARIA ENTRE EL DECIMOCTAVO Y DECIMONOVENOPER�ODOS DE Sesiones
  7. SITUAC�ON DE LOS DERECHOS HUMANOS EN LOS PA�SES AMERICANOS
  8. ANTEPROYECTO DE CONVENC�ON INTERAMERICANA SOBRE PROTECC�ON DE DERECHOS HUMANOS
    1. Antecedentes
    2. Estudiode las disposic�ones del Anteproyecto
  1. OTROS CASOS
    1. Fecha y sede del Vig�simo Per�odo de Sesiones
    2. Comur�caci�n al Presidente del Consejo de la Organizaci�n de los Estados Americanos

ANEXOS

Anexo I. TEXTO DEL ANTEPROYECTO DE CONVENCION INTERAMERICANA SOBRE PROTECC�ON DE DERECHOS HUMANOS

Anexo II. LISTA DE LOS DOCUMENTOS DEL DECIMONOVENO PER�ODO DE SESIONES

 

COMISLON INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS

INFORME SOBRE LA LABOR DESARROLLADA DURANTE SU DECIMONOVENO PER�ODO DE Sesiones (EXTRAORDINARIO) 1 AL 11 DE JULIO DE 1968

I. ORGANIZAC�ON DEL DECIMONOVENO PER�ODO DE Sesiones

A. Apertura y duraci�n del per�odo de Sesiones

  1. La Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos celebr� su Decimonoveno Per�odo de sesiones (Extraordinario ) en su sede permanento de la Union Panimericana, Secretaria General de la Organizaci�n de los Estados Americanos, Washington, D.C., del 1 al 11 de julio de 1968.
  2. Este per�odo de sesiones fue convocado atendiendo a la Resoluci�n delConsejo de la Organizaci�n de los Estados Americanos, de 12 de junio de 1938, en la cual se solicit� a la Comisi�n la redacci�n de un texto revisado y completo de Anteproyecto de Convenci�n sobre derechos humanos.
  3. La primera sesi�n tuvo lugar a las 10.00 a.m. del 1 de julio . Despu�s de insugurar los trabajos, el Presidente se�al� la circunstancia de que en esa sesi�n se iniciaba el mandato de los miembros electos por el Consejo de la OEA, el 15 de mayo de 1968, para un per�odo de cuatro a�os y se refiri� enforma breve al objeto principal de la convocatoria y a los dem�s asuntos que ocuparian la atenci�n de la Comisi�n. Asimismo, present� su saludo de bienve da al Dr. Justino Jim�nez de Ar�chaga, nuevo Miembro de la Comisi�n.

B. Composici�n de la Comisi�n y participaci�n en el Per�odo de Sesiones

  1. La Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos esta compuesta por siete miembros, elegidos a titulo personal por el Consejo de la OEA de ternas presentadas al efecto por los Gobiernos de los Estados miembros. En consecuencia, representan a todos los Estados miembros de la Organizac�on y act�an en su nombre.

A continuaci�n, en orden alfab�tico, aparecen los nombres de los Miembros de la Comisi�n y su nacionalidad:

Nombre Nacionalidad
Lcda. Angela Acu�a de Chac�n Costa Rica
Dr. Marlo Alzamora Vald�s Per�
Profesor Manuel Bianchi Chile
Dr. Carlos A. Dunshee de Abranches Brasil
Dr. Gabino Fraga M�xico
Dr. Justino Jim�nez de Arechaga Uruguay
Dr. Durward V. Sandifer Estados Unidos de Am�rica

 

Todos los Miembros asistieron al per�odode sesiones con excepci�n del Dr.Marlo Alzamora, quien por razones de fuerza mayor se excus� oportunamente.

C. Sesiones y Documentos

  1. Durante su Decimonoveno Per�odo la Comisi�n celebr� diez sesiones .
  2. La Secretaria de la Comisi�n prepar� las actas resumidas de dichas sesiones , las cuales son de car�cter reservado y para uso exclusivo de los Miembros de la Comisi�n.
  3. La Secretaria prepar�, adem�s, los siguientes documentos:
  1. Proyecto de Informe sobre la Labor Desarrollada por la Comisi�n durante su Decimoctavo Per�odo de Sesiones (OEA/Ser.L/V/11.19, Doc. 30 de 19 de junio de 1968).
  2. Documento de Trabajo sobre la Convenci�n Interamericana de Derechos Humanos (OEA/Ser. L/V/11.19, Doc. 36 de 19 de junio de 1968).
  3. Informe del Secretar�oEjecutivo sobre las Actividades de la Secretaria entre el Decimoctavo y el Decimonoveno Per�odo de Sesiones (OEA/Ser. L/VII.19, Doc. 39 de 15 de julio de 1968).
  4. Proyecto de Programa del D�cimonoveno Per�odo de Sesiones (OEA/Ser.L/V/II.19, Doc. 37, de 1 de julio de 1968).
  5. Informe Adic�onal de la Organizaci�n de los Estados Americanos sobre las Actividades llevadas a cabo en el Campo de los Derechos Humanos durante 1968 A�o Internacional de los Derechos Humanos, preparado originalmente en el idloma ingl�s con el t�tulo "Further Progress Report of the Organizatlon of Amcrican States Concerning Measures and Activities Undertaken in the Field of Human Rights during Internatlonal Human Rights Year 19681, (OEA/Ser.L/V/11.19, Doc. 50 de 15de julio de 1968).

La Secretaria public� los siguientes documentos: "Los Derechos Humanos y el Derecho de Sufragio en America - Tercer Informe", preparado por el Relator del Tema Profesor Manuel Bianchi (OEA/Ser.L/V/11.19, Doc. 35 de 23 de mayo de 1968); Pr ograma del Decimonoveno Peri�do de Sesiones (OEA/Ser.L/V/�.19, Doc. 37, Rev. 2 de 1 de julio de 1968) y; "Anteproyecto de Convenci�n Interamericana sobre Protecci�n de Derechos Humanos" (OEA/Ser.L/V/Il.19, Doc. 48, Rev. de 11 de julio de1968.)

  1. La Secretaria emiti� a trav�s de la Oficina de Prensa del Departamento de Informaci�n P�blica de la Secretaria General de la OEA comunicados de prensa para dar a conocer al p�blico las actividades y acuerdos del Decimonoveno Per�odo de Sesiones .
  2. La Comisi�n cont� con los serviclos t�cnicos y administrativos de suSecretaria, integrada por el Dr. Luis Reque, Secretario Ejecutivo y por los Dres.Guillermo Cabrera, Alvaro Gomez y Robert Johnston, funcionarios de dicha Secretario.

 

  1. PROGRAMA
  1. En la primera sesi�n, celebrada el 19 de julio , la Comisi�n aprob� el siguiente programa del Decimonoveno Per�odo de Sesiones (Doc. 7-19,Rev. 2):

PROGRAMA DEL DECIMONOVENO PER�ODO DE Sesiones
(EXTRAORDINARIO )

  1. Informe del Presidente de la Comisi�n.
  2. Elecci�n de Presidente y Vicepresidente de la Comisi�n.
  3. Informe preparado por la Secretaria sobre la labor desarrollada por la Comisi�n durante su Decimoctavo Per�odo de Sesiones .
  4. Informe del Secretar�o Ejecutivo sobre las actividades de la Secretaria entre el Decimoctavo y Decimonoveno Per�odo de Sesiones . Proyecto de Convenci�n Interamericana sobre Derechos Humanos.
  5. Otros asuntos.
  6. Sede y fecha del Vig�simo Per�odo de Sesiones .

 

  1. INFORME DEL PRESIDENTE DE LA COMISLON
  1. En la segunda sesi�n, celebrada el 2 de julio , el Profesor Manuel Bianchi present� un informe verbal sobre las tareas desempe�adas en el ejerciclo de su cargo entre el Decimoctavo y Decimonoveno Per�odos de Sesiones , en cumplimiento de lo previsto en el Art�culo 4 del Reglamento de la Comislon. El Presidente se�al� que su informe verbal era complementarlo de las informac�ones sobre las tareas de la Presidencia que habian sido oportunamente puestas en conocimiento de cada uno de los Miembros durante el receso de la Comisi�n.
  2. El informe verbal de referencia se concret� a los puntos siguientes: la Conferencia Internacional de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (Teheran, abril de 1968). con especial menci�n de la presentaci�n ante el Plenarlo de dicha Conferencia el 25 de abril; las gestlones relac�onadas con la celebrac�on del Decimonoveno Per�odo de Sesiones llevadas a cabo ante las Comislon de Asuntos Juridico-Politicos y de Programa y Presupuesto del Consejo de la OEA; las labores adelantadas por la Secretaria para la P�blicaci�n del volumen titulado "La OEA y los Derechos Humanos - Actividades de la Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos 1960-1967" y lo relacionada con la P�blicac�on, a partir de 1968,del "Anuario Interamericano de Derechos Humanos"; el ex�men preliminar y tr�mite correspondiente a las comunicac�ones o reclamac�ones recibidas sobre la situaci�n de los derechos humanos en paises americanos, especialmente las recibidas con respecto a las Republicas de Hait� y Nicaragua, asi como otras actividades normales de la Presidencia de la Comisi�n.

  3. La Comisi�n agradeci� al Presidente su informe verbal complementarlo y dej� constancia de su satisfacc�on por la forma como el Profesor Manuel Bianchi, habia desempe�ado sus funciones .
  4.  

  IV.   ELECC�ON DE PRESIDENTE Y VICEPRESIDENTE DE LA COMISION

  1. En cumplimiento de lo dispuesto en su Estatuto (Art�culo 6, P�rrafo c), la Comisi�n procedi� en el presente per�odo de Sesiones a celebrar elecciones para Presidente y Vicepresidente de la misma.
  2. En la d�cima sesi�n, celebrada el 11 de julio, la Comisi�n eligi� por aclamaci�n a los Dres. Gabino Fraga y Durward V. Sandifer como Presidente y Vicepresidente, respectivamente.

  3. El Presidente y Vicepresidente electos expresaron su agradecimiento.
  4. La Comisi�n acord� que el Presidente y Vicepresidente tomara posesi�n de sus cargos en la primera sesi�n del Vig�simo Per�odo de Sesiones, por solicitud de los mismos.

 

  1. ELECC�ON DE UN TERCER MIEMBRO Y DE UN MIEMBRO SUPLENTE DE LA SUBCOMISION PERMANENTE
  1. De conformidad con lo dispuesto en el Art�culo 13 del Reglamento, la Comisi�n procedi� en la d�cima sesi�n a elegir a un miembro principal y a un suplente para la Subcomisi�n Permanente.

Como miembro principal la Comisi�n reeligio por unanimidad a la Lcda. Angela Acu�a de Chac�n y acord� postergar hasta la pr�xima reuni�n la elecci�n del miembro suplente.

 

  1. INFORME SOBRE LA LABOR DESARROLLADA POR LA COMISION DURANTE SU DECIMOCTAVO PERIODO DE SESIONES
  1. En la decima sesi�n la Comisi�n consider� el Proyecto de Informe sobre la Labor desarrollada durante el Decimoctavo Periodo de Sesiones, preparado por la Secretaria.

La Comisi�n aprob�, con algunas modificaciones de forma, el citado documento e instruy� a la Secretaria para que lo P�blicara como documento oficial.

El Informe en cuesti�n (Doc. 30-19), contiene una relaci�n de las actividades y acuerdos tomados por la Comisi�n entre el 10 y el 17 de abril de 1968. a saber: apertura y duraci�n del per�odo de Sesiones ; participaci�n; documentos y Sesiones ; programa; informe del Presidente de la Comisi�n; aprobaci�n del Informe sobre la Labor Desarrollada por la Comisi�n en su Decimos�ptimo Periodo de Sesiones (Doc. 25-18); informe del Secretario Ejecutivo sobre las aclividades de la Secretaria entre el Decis�ptimo y Decimoctavo Per�odos de Sesiones (Doc. 15-19); ex�men de la situaci�n de los derechos humanos en los paises americanos con base en las comunicaciones o reclamaciones recibidas e informe de la Subcomisi�n; ex�men del caso No. 1499 (Brasil) e informe del Relator Dr.Gonzalo Escudero; ex�men de las comunicaciones Nos. 1456 y 1461 (Rep�blica Argentina) e informe del Relator Dr. Daniel Hugo Martins; los casos de Cuba y Hait� con los acuerdos correspondientes, de conformidad con las recomendac�ones de los relatores Dres. Gabino Fraga y Durward V. Sandifer- el Proyecto de Convenci�n Interamericana sobre Derechos Humanos y la aprobaci�n del Dictamen pertinente a este importante asunto; actividades relacionadas con el Programa General de Trabajo, principalmente el ex�men de los tem�s del propio Programa; ex�men del tema "Perfecc�onamiento de los procedimientos electorales y medidas que deben adoptarse para asegurar la eficacia pr�ctica del derecho de sufragio" (Segundo Informe presentado por el Relator Profesor Manuel Bianchi);estudio preliminar del documento de antecedentes sobre el tema "Derecho de Petic��n", preparado por la Secretaria y la Introducci�n preparada: por el Relator Dr. Durward V. Sandifer; ex�men y Resoluci�n respecto del tema "Protecci�n de los derechoo humanos frente a la suspension de garantias o �Estado de Sitio�",con base en el Segundo Informe presentado por el Relator Dr. Daniel Hugo Martins; ex�men preliminar del tema "Derechos Humanos fundamentales" e informe verbal del Relator Profesor Manuel Bianchi y; por ultimo, la consideraci�n de otros asuntos como el Informe a la Conferencia Internacional sobre Derechos Humanos (Teher�n, 1968); Informe a la Conferencia Interamericana o a la Reuni�n de Consulta de Ministros de Relac�ones Exteriores, de acuerdo con lo dispuesto en el acapite c) del Art�culo 9 (bis) del Estatuto; relac�ones con organizac�ones no gubernamentales y otros Organismos; fecha y sede del Decimonoveno Periodo de Sesiones y comunicaci�n al Presidente del Consejo de la OEA.

 

  1. INFORME DEL SECRETARIO EJECUTIVO SOBRE LAS ACTIVIDADES DE LA SECRETARIA ENTRE EL DECIMOCTAVO Y DECIMONOVENO PERIODOS DE SESIONES
  1. En la segunda sesi�n (2 de julio ), la Comisi�n tom� conocimiento del Informe presentado por el Secretario Ejecutivo sobre las actividades del Despacho a su cargo entre el Decimoctavo y Decimonoveno Per�odos de Sesiones (Doc.39-19). El mencionado documento se refiere a los siguientes puntos: I) la celebraci�n de la Conferencia Internacional de Derechos Humanos convocada por las Naciones Unidas como parte de la celebraci�n del "A�o Internacional de Los Derechos Humanos", a la que asisti� el Secretaria Ejecutivo, junto con el Presidente de la Comisi�n, en representaci�n de la Secretari� General de la OEA y alas actividades cumplidas en dicha Conferencia en desempe�o de su encargo asi como a los puntos y acuerdos m�s importantes de esa conferencia de inter�s para la Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos, especialmente la llamada "Proclamaci�n de Teheran"; el "Informe presentado por el Gobierno de Haiti a laConferencia Internacional de Derechos Humanos, 19681, (Doc. 32-18). en el cual se formulan criticas a la Comisi�n con respecto al caso de Haiti; ii) la preparaci�n del "Documento de Trabajo sobre la Convenci�n Interamericana de Derechos Humanos" (Doc. 36-19), a fin de facilitar las tareas de la Comisi�n en la preparaci�n del Anteproyecto de Convenci�n Interamericana de Derechos Humanos (objeto principal del Decimonoveno Periodo de Sesiones ); iii) la preparaci�n del proyecto de informe sobre la labor desarrollada por la Comisi�n durante el Decimoctavo Periodo, atras citado, y; iv) otras tareas cumplidas por la Secretaria de acuerdo con los encargos recibidos en anteriores per�odos de sesiones, especialmente, la organizaci�n de los cursos sobre derechos humanos, en noviembre de 1968, en colaboraci�n con el Instituto de Investigaci�nes Juridicas de la Universidad Nacional Aut�noma de M�xico .
  2. La Comision dej� constancia de su satisfacci�n por la forma como la Secretaria habia llevado a cabo sus tareas.

 

  1. SITUAC�ON DE LOS DERECHOS HUMANOS EN LOS PA�SES AMERICANOS

Ex�men de las comunicac�ones recibidas. Informe del Presidente (de la Comision)

  1. A partir del Decimoctavo Periodo de Sesiones la Comisi�n recibi� comunicaciones o reclamaciones de personas y asociaciones sobre alegadas violac�ones de los derechos humanos en paises americanos que por su caracter apremiante exigian consideraci�n inmediata, no obstante que el presente periodo de Sesiones teni� como finalidad principal la redacci�n del Anteproyecto de Convenci�n Interamericana sobre Protecci�n de Derechos Humanos.
  2. En la d�cima sesi�n, celebrada el 11 de julio, el President rindi� un Informe verbal sobre el contenido y tr�mite inicial dado a las denuncias recibidas con las observac�ones y recomendac�ones pertinentes a cada caso.
  3. En todos los casos la Comisi�n observ� que el tramite inicial estaba conforme con el Reglamento.

  4. En efecto, en los casos concretes de alegadas violac�ones de los derechos humanos consagrados en los Articulos I, XXV y XXVI de la Declaraci�n Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, se habian transmitido a los Gobiernos respectivos las partes pertinentes de las denuncias, solicit�ndoles, de conformidad con el Art�culo 42 del menc�onado Reglamento, las informac�ones pertinentes. Especificamente la Comisi�n recab� informac�ones de los Gobiernos de los siguientes pa�ses: Argentina, Cuba, Guatemala, Haiti, Nicaragua y Rep�blica Dominicana y recibi� respuestas de los Gobiernos de Guatemala y Nicaragua.
  5. En vista de lo anterior y de las recomendac�ones del Presidente la Comisi�n tom�, en la propia d�cima sesion, los siguientes acuerdos:
  1. Posponer de conformidad con el Art�culo 51 del Reglamento, hasta el Vig�simo Per�odo de Sesiones , el ex�men de las comunicac�ones n�meros 1569 y 571 (Rep�blica Argentina);1576 (Cuba); 1582 y 1585 (Haiti); 1575 (M�xico ) y 1583 y 1584 (Rep�blica Dominicana), hasta que los Gobiernos aludidos en las respectivas quejas hayan tenido tiempo para dar respuesta a las solicitudes de informaci�n que les fueron transmitidas.
  2. Declarar improcedente la comunicaci�n No. 1577 (Rep�blica Dominicana),por referirse a hechos a situaciones que no tienen pertinencia con el desconocimiento de derechos humanos por parte del Gobierno, contra el cual est� dirigida, conforme con lo dispuesto en el Art�culo 39 del Reglamento.
  3. Abstenerse de examinar la comunicaci�n n�mero 1586 (Estados Unidos de America), en vista de no haberse agotado los recursos de la jurisdicci�n interna del Estado aludido, tal como estipula el Art�culo 54 del Reglamento.
  4. Archivar, sin m�s tr�mite, las comunicac�ones n�meros 1568, 1570,1572, 1573, 1574, 1580 y 1581 (Guatemala), en vista de que la solicitud de informaci�n de la Comision ha sido oportunamente atendida por el Gobierno aludido y;
  5. Archivar las comunicac�ones n�meros 1567 y 1579 (Nicaragua), atendiendo a que el Gobierno aludido dio respuesta satisfactoria a la solicitud que se le habia formulado y los hechos materia de las denuncias est�n a la decisi�n de las sutoridades judiciales competentes de ese pa�s.

 

  1. ANTEPROYECTO DE CONVENCI�NINTERAMERICANA SOBRE PROTECCI�N DE DERECHOS HUMANOS
  1. Antecedentes
  1. La Segunda Conferencia Interamericana Extraordinaria (Rio de Janeiro,1965), en su Resoluci�n XXIV, titulada "Convenci�n Interamericana sobre Derechos Humanos", acord� enviar el Proyecto de Convenci�n sobre Derechos Humanos del Consejo Interamericano de Jurisconsultos "conjuntamente con el Proyecto de Convenci�n presentado por el Gobierno de Chile (Doc. 35), el Proyecto de Convenci�n presentado por el Gobierno del Uruguay (Doc. 49), y las actas de los debates de esta Segunda Conferencia Interamericana Extraordinaria, sobre la material al Consejo de la Organizaci�n de los Estados Americanos, para que este, oyendo a la Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos y a los otros �rganos y,entidades que estime conveniente, introduzca en el Proyecto del Consejo Interamericano de Jurisconsultos, las enmiendas que juzgue necesarias para actua-lizarlo y completarlo".
  2. El Consejo de la Organizaci�n en el desempe�o del mandato que le encomend� la Segunda Conferencia Interamericana Extraordinaria aprobc', el 18 de mayo de 1966, una Resoluci�n remitiendo a la Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos, para los fines de la Resoluci�n XXIV, citada, el Proyecto de Convenci�n sobre Derechos Humanos del Consejo Interamericano de Jurisconsultos junto con los Proyectos y documentos mencionados en la propia Resoluci�n XXIV, solicitandole su opini�n con las recomendaciones que considerare pertinentes.
  3. La Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos, en cumplimiento de la Resoluci�n XXIV y atendiendo la solicitud formulada por el Consejo de la OEA, estudi� el Proyecto de Convenci�n sobre Derechos Humanos del Consejo Interamericano de Jurisconsultos junto con los de los Gobiernos de Chile, y Uruguay y aprob�, en octubre de 1966 (Decimocuarto Per�odo de Sesiones ) la Primera Parte de su Dictamen que fue transmitido al Consejo el 4 de noviembre del mismo a�o (Doc. 26-15). Asimismo, en enero de 1967 (Decimoquinto Periodo de Sesiones ) la Comisi�n continu� con el ex�men del Proyecto de Convenci�n de referencia, habiendo aprobado la Segunda Parte de su Dictamen que fue transmitido al Consejo el 10 de abril de 1967 (Doc. 8-16, Rev.).
  4. La Comisi�n de Asuntos Juridico-Politicos del Consejo de la OEA en su sesi�n del 5 de mayo de 1967, tom� conocimiento de los menc�onado Dictamenes. Por otra parte, observ� que la Asamblea General de las Naciones Unidas hab�a aprobado, el 1 de diciembre de 1966, un Pacto Internacional de Derechos Econ�micos, Sociales y Culturales; un Pacto Internacional de Derechos Civiles y Politicos y; un Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Politicos, que habian sido firmados por varios Estados americanos. En vista de lo anterior dicha Comisi�n solicit� de la la Organizaci�n que elevara una consulta a los Estados miembros respecto de las siguientes cuestiones: (Informe de la Comision de Asuntos Juridico-Politicos sobre una Consulta a los Estabos Miembros Relativa al Proyecto de Convenci�nsobre Derechos Humanos. OEA/Ser.G/IV-C-I-787 Rev. 3)
  5. la. Si los gobiernos de los Estados americanos, al aprobar en el Vigesimo Primer Per�odo de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, las Resoluciones A, B y C, relatives a los Pactos Internacionales de Derechos Humanos, quisieron establecer una reglamentaci�n universal y unica de los derechos humanos; o si, por el contrarlo, contemplaron la posibilidad de la coexistencia y coordinaci�n de las convenc�ones universales y regionales para los mismos derechos.

    2a. Si, en la segunda hip�tesis, los mismos gobiernos estiman que la Convenci�n Interamericana sobre Derechos Humanos, prevista en el Art�culo 112 del Protocolo de Reform�s a la Carta de la Organizaci�n de los Estados Americanos, debiera limitarse a establecer un sistema institucional y procesal Interamericano para la protecci�n de esos derechos, que comprenda la Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos y eventualmente, una Corte Interamericana de Derechos Humanos.

    El Consejo, en su sesi�n celebrada el 7 de junio de 1967, acord� elevarla menc�onada consulta a los Gobiernos de los Estados miembros.

  6. Por su parte la Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos, durante Su Decimoseptimo Per�odo de Sesiones (9 al 20 de octubre de 1967), al tomar conocimiento de la referida consulta a los Gobiernos y de que, hasta esa fecha, la mayoria a de los que habian dado respuesta a la misma se hab�an manifestado en favor de que se prosiguiera con los trabajos para aprobar una Convenci�n Interamericana sobre Derechos Humanos, consider� la conveniencia de disponer de un estudio comparado entre el Proyecto de Convenci�n sobre Derechas Humanos del Consejo Interamericano de Jurisconsultos, los Pactos Internacionales de Derechos Humanos de las Naciones Unidas con su Protocolo Facultativo del Pacto de Derechos Civiles y Politicos y el Texto de las Enmiendas sugeridas por la propia Comisi�n al Proyecto del Consejo Interamericano de Jurisconsultos en sus Dictamenes de octubre de 1966 y enero de 1967. En consecuencia, encomendo a su Secretaria la preparaci�n del menc�onado estudio comparado y design� al Dr. Carlos A. Dunshee de Abranches como relator del tema.
  7. En su Decimoctavo Per�odo de Sesiones (1 al 17 de abril de 1968), la Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos continu� con el estudio del Proyecto de Convenc��n Interamericana sobre Derechos Humanos, con base en el ex�men comparado preparado por su Secretaria (Doc. 4-19 Rev.) y el informe presentado por el Relator (Doc. 18-19). Como resultado de sus trabajos la Comisi�n aprob�, el 11 de abril de 1968, un Dictamen titulado "Estudio comparativo entre los Pactos de las Naciones Unidas sobre Derechos Civiles, Politicos, Econ�micos y Sociales y Culturales y los Proyectos de Convenci�n Interamericana sobre Derechos Humanos" (Doc. 26-19), el cual fue transmitido al Consejo de la Organizaci�n junto con el estudio comparado preparado por su Secretaria y el informe presentado por el Relator.
  8. El Consejo de la OEA, en su sesi�n celebrada el 12 de junio de 1968, tom� conocimiento del informe de su Comisi�n de Asuntos Juridico-Politicos referente al Proyecto de Convenci�n sobre Derechos Humanos, habiendo aprobado la siguiente resoluci�n (OEA/Ser.G/IV/C-i-837, Rev. 3):

EL CONSEJO DE LA ORGANIZAC�ON DE LOS ESTADOS AMERICANOS,

VISTO el informe de la Comisi�n de Asuntos Juridico-Politicos sobre el estudio relac�onado con la Resoluci�n XXIV de la SegundaConferencia Interamericana Extraordinaria, titulada "Convenci�n Interamericana sobre Derechos Humanos".

RESUELVE:

  1. Reiterar a los gobiernos que adn no han absuelto la consulta de 7 de junio de 1967, la solicitud de que lo hagan tan pronto como les sea posible.
  2. Agradecer a la Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos los trabajos preparados durante su Decimoctavo Per�odo de Sesiones , respecto de la Convenci�n Interamericana sobre Derechos Humanos.
  3. Solicitar de la Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos que redacte un texto revisado y completo de Anteproyecto de Convenci�n, que contenga las reform�s y modificaciones expuestas en su Dictamen sobre la materia de fecha 26 de octubre de 1966 (Primera Parte) y 27 de marzo 1967 (Segunda Parte), y que este en armonia los Pactos Internacionales de loas naciones Unidas de confomidad con el Dictamen de 11 de abril de 1968, a fin de que el Consejo, Despu�sde haber hecho las modicaciones en el texxto que considere necesarios, lo ponga en conocimiento de los gobiernos para que estos, en el plazo de tres meses, hagan las observaciones y propongan las enmiendas que juzguen pertinentes. Dentro de 30 dias, contados desde el vencimiento del plazo anterior, el Consejo de la Organizacion convocara a una Conferencia Especializada Interamericana, que de ser posible se reuna en 1968, A�o Internacional de los Derechos Humanos, para que considere el mencionado proyecto, conjuntamente con las observaciones y enmiendas de los gobiernos, y decida sobre la aprobacion y firma de una Convenci�n de Derechos Humanos.
  1. A fin de atender a esta solicituddel Consejo, el Presidente le de la Comision convoco a un periodo extraordinario de sesiones que se celebro en Washington, D.C. entre el 1 y el 11 de julio de 1968.

B. Estudio de las disposiciones del Anteproyecto

  1. La Comision dedic� nueve, de las diez Sesiones celebradas en el presente per�odo, al ex�men del AnteProyecto de Convenci�n Interamericana sobre Protecci�n de Derechos Humanos.
  2. Para dicho estudiodispuso de los siguientes documentos b�sicos: a) Los Dict�menes rendidos al Consejo de la Organizaci�n en octubre de 1966, marzo de 1967 y abril de 1968, respecto del Proyecto de Convenci�n sobre Derechos Humanos.

b) El Informe presentado por el Relator, Dr. Carlos A. Dunshee de Abranches., titulado "Estudio Comparativo entre los Pactos de las Naciones Unidas sobre Derechos Civiles, Politicos, Econ�micos, Sociales y Culturales y los Proyectos de Convenci�n Interamericana sobre Derechos Humanos (OE:A/Ser.L/V/II-19, Doc. 18 de 4 de abril de 1968).

c) Un Documento de Trabajo (Doc. 36-19), preparado por la Secretaria de la Comisi�n, el cual contiene el texto de enmiendas recomendadas por la Comisi�n al Consejo de la OEA sobre el Proyecto de Convenci�n sobre Derechos Humanos del Consejo Interamericano de Jurisconsultos, con las anotadores y observaciones hechas por el Relator en su estudio arriba citado.

A continuaci�n se hace una relac�on sobre el Preambulo y disposiciones del Anteproyecto de Convenci�n incluyendo los proyectos de disposic�ones del Documento de Trabajo, que sirvieron como base de examen, asi como los Articulos finalmente aprobados.

 

PREAMBULO

  1. La Comisi�n estimo que el Anteproyecto, al igual que otros instrumen-\tos interamericanos, deberia tener un Preambulo que enunciara los principios propositos fundamentales que sobre la materia han consagrado los Estados Americancs. En consecuencia la Comisi�n aprob� el siguiente texto:
  2. Los Estados Americanos signatarios de la presente Convenci�n,

    Reafirmando su proposito de consolidar en este Continente, dentro del cuadro de las instituc�ones democr�ticas, un r�gimen de libertad individual y de justicia social, fundado en el respeto delos derechos esenciales del hombre;

    Reconociendo que los derechos esenciales del hombre no nacen del hecho de ser nacional de determinado Estado, sino que tienen como fundamento los atributos de la persona humana, raz�n por la cual justifican una protecci�n internacional, de naturaleza convencional coadyuvante o complementaria de la que ofrece el derecho interno de los Estados americanos;

    Considerando que estos principios han sido consagrados en la Carta de la Organizaci�n de los Estados Americanos y en la Declaraci�n Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y que han sido reafirmados y desarrollados en otros instrumentos internacionales, tanto de ambito universal como regional;

    Considerando que la Tercera Conferencia Interamericana Extraordinaria (Buenos Aires, 1967) aprob�la incorporacion a la propia Carta de la Organizacion de norm�s m�s amplias sobre derechos economicos, sociales y educacionales y resolvio que una Convenci�n interamericana sobre derechos humanos determinara la estructura, competencia y procedimiento de los organos encargados de esa materia.

    Han convenido en los Articulos siguientes:

  3. La redaccion del Preambulo se fundamenta en los principios relativos al a materia consagrados en la Carta de la Organizacion de los Estados Americanos (Preambulo, p�rrafo tercero); en la Declaracion Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (Preambulo, p�rrafo segundo), y en otros instrumentos internacionales mundiales e interamericanos. El ultimo p�rrafo del Preambulo es consecuente con el Protocolo de Reform�s a la Carta de la Organizacion de los Estados Americanos o "Protocolo de Buenos Aires" (suscrito en la Tercera Conferencia Interamericana Extraordinaria � febrero de 1967), que aprob� la incorporacion a la propia Carta de norm�s m�s amplias sobre derechos economicos sociales y culturales.
  4. ARTICULO 1
  1. Texto originalment recomendado por la Comision al Consejo de la OEA (Dictamen � Primera Parte)

Art�culo 1

    1. Los Estados Contratantes se comprometen a respetar los derechos y libertades reconocidos en ella y al garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona que se encuentre en su territorio y ests sujeto a tsu jurisdiccion, sin discriminacion alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religion, opiniones politicas o de cualquier otra indole, origen nacional o social, posicion economica, nacimiento o cualquier otra condicion social.
    2. Todo ser humano tiene derecho al reconocimiento de su personalidad juridica.
  1. Ex�men de esta disposicion
    1. Se reemplazaron, en el p�rrafo 1, las palabras "ser humano" por "persona", acordando hacer la misma sustitucion en todos los Articulos en que hubiere lugar en el Anteproyecto.
    2. Se reemplazaron los t�rminos "Estados Contratantes" por los t�rminos "Estados Partes" (acordandose la misma sustitucion en todas la disposiciones en que hubiere lugar), a fin de coordinar la t�rminologia del Anteproyecto con la del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Politicos de las Naciones Unidas.
    3. Se incluyo, como p�rrafo 2, un p�rrafo explicativo del t�rmino "persona", a los efectos de la Convencion.
    4. Se consider� que el derecho al reconocimiento de la personalidad juridica, debido a su importancia como derecho humano sustantivo, deberia quedar consagrado entre los derechos protegidos en la futura convencion. En consecuencia, se acordo que este derecho, en los mismos t�rminos en que estaba previsto en el p�rrafo 2 del Art�culo 1, pasaria a ser el Art�culo 2 del Anteproyecto (Capitulo II).
  1. Textos aprobados

Art�culo 1

    1. Los Estados Partes se comprometen a respetar los derechos y libertades reconocidos en esta Convenci�ny a garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona que se encuentre en su territorio y este sujeta a su jurisdiccion, sin discriminicacion alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religion, opiniones politicas o de cualquier otra indole, origen nacional o social, posicion economica, nacimiento o cualquier otra condicion social.
    2. Persona, a los efectos de esta Convencion, es todo ser humano.

Art�culo 2

Toda persona tiene derecho al reconocimiento de su personalidad juridica.

 

  1. ARTICULO 2
  1. Texto originalmente recomendado por la Comisi�n al Consejo de laOEA (Dictamen - Primera Parte)

Art�culo 2

  1. Todo ser humano tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estar� protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepci�n. Nadie podr� ser privado de la vida arbitrariamente.
  2. Los Estados contratantes deben abolir la pena de muerte.S�lo se admiten reservas a esta disposici�n, con la condici�n de que unicamente podr� imponerse la pena de muerte como castigo por delitos excepcionalmente graves, en cumplimiento de sentencia ejecutoriada de un tribunal ordinario, independiente e imparcial que culmine el debido proceso legal, y de conformidad con una ley que establezea tal pena, dictada con anterioridad a la comisi�n del delito.
  3. En ningun caso se aplicara la pena de muerte por delitos politicos.
  4. No se impondr� la pena de muerte a personas que, en el momento de la comisi�n del delito, tuvieren menos de 18 a�os de edad o m�s de 70, ni se le aplicara a las mujeres en estado de gravidez.
  5. Toda persona condenada a muerte tendr� derecho a solicitar el indulto o la conmutaci�n de la pena. La amnistia, el indulto o la conmutac��n de la pena capital podr�n ser concedidas en todos los casos. No se aplicara la pena de muerte mientras este pendiente dedecisi�n el primer pedida de conmutaci�n presentado a la autoridad competente.
  1. Ex�men de esta disposici�n

Con respecto a este Articulos e propuso:

  1. Eliminar, en el p�rrafo 10, los t�rminos ..."y, en general, apartir del momento de la concepci�n"...La eliminaci�n de estos t�rminos habian sido recomendada por el relator a fin de evitar toda posibilidad de conflictos con el p�rrafo 1 del Art�culo 6 del Pacto de Derechos Civiles y Politicos de las Naciones Unidas que solamente consagra en forma general el mismo derecho.
  2. La Comisi�n estim� que por razones de principio era fundamental consagrar la protecci�n del derecho a la vida en la forma como lo habia recomenda o alConsejo de la OEA en su Dictamen (Primera Parte). En consecuencia acord� mantener sin modificaciones el texto del p�rrafo 1.

  3. Modificar el p�rrafo 2 de conformidad con Lo dispuesto en el Art�culo 1 del texto de enmiendas recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA en su Dictamen (Segunda Parte).

En apoyo de esta modificaci�n se expres� que los Gobiernos americaros, al hacer sus observaciones al Anteproyecto, podrian encontrar que el p�rrafo 2 recomendado por la Comisi�n, era inconciliable con el sistema de reserves establecido en el Art�culo 61 del propio texto de enmiendas pues parecia establecer un sistema especial de reserva sobre la pena de muerte. Tambien se propuso que podria la Comisi�n reconsiderar el Art�culo 61 manteniendo sin modificaciones el p�rrafo 2 del Art�culo 2.

Respecto de este punto, la Comisi�n acord� reconsiderar el p�rrafo 2 del Art�culo 2 y luego de un cuidadoso ex�men decidi� incorporar en el Anteproyecto el p�rrafo 2 del Art�culo 2 del Proyecto de Convenci�n sobre Derechos Hunanos del Consejo Interamericano de Jurisconsultos (CIJ), que esta redactado en t�rminos correspondientes con el p�rrafo 2 del Art�culo 6 del Pacto de las Naciones Unidas.

El Art�culo 2, asi modificado, pas� a ser el Art�culo 3 del Anteproyecto.

  1. Texto aprobaddo

Art�culo 3

  1. Toda persona tiene derecho a que se rebpete su vida. Este derecho estar� protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepci�n. Nadie podr� ser privado de la vida arbitrariamente.
  2. En los paises que no han abolido la pena capital, s�lo podr� imponerse la pena de muerte como castigo por los delitos m�s graves,en cumplimiento de sentencia ejecutoriada de un tribunal competente y de conformidad con una ley que etablezca tal pena, dictada con anterioridad a la comisi�n del delito.
  3. En ning�n caso se aplicara la pena de muerte por delitos politicos.
  4. No se impondr� la pena de muerte a personas que, en el momento de la comisi�n del delito, tuvieren menos de 18 a�os de edad o m�s de 70, ni se la aplicara a las mujeres en estado de gravidez.
  5. Toda persona condenada a muerte tendr� derecho a solicitor el indulto o la conmutac�on de la pena. La amnistia, el indulto o la conmutaci�n de la pena capital podr�n ser concedidos en todos los casos. No se aplicara la pena de muerte mientras esta pendiente de decisi�n el primer pedido de conmutaci�n presentado a la autoridad competente.

 

  1. ARTICULO 3
  1. Texto originalmente recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen - Primera Parte)

Art�culo 3

  1. Todo ser humano tiene derecho a que se respete su integridad fisica.
  2. Nadie debe ser sometido a torturas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
  3. La pena no podr� trascender de la persona del delincuente.
  4. El regimen penitenciarlo consistira en un tratamiento orientado en todo lo posible a lograr la reforma y la readaptaci�n social de los penados.
  1. Ex�men de esta disposici�n

El relator sugiri� en su Informe que se incorporaran a esta disposici�n los parrafos 1 y 2 del Art�culo 10 del Pacto de Derechas Civiles y Politicos de las Naciones Unidas, aunque con algunas modificacones de forma a fin de mejorar su redacci�n.

En consecuenica se incluy� en el Documento de Trabajo an proyecto sustitutivo del p�rrafo 4 redactado de conformidad con la sugerencia del relator:

  1. Toda persona privada de libertad ser� tratada humanamente y con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano;
  2. Los procesados estar�n separados de los condenados, salvo en circunstancias excepcionales, y ser�n sometidos a un tratamiento distinto, adecuado a su condici�n de personas no condenadas;
  3. Los menores procesados estargn separados de los adultos y deberan ser llevados ante los tribunales de justicia con la mayor celeridad posible para su enjuiciamiento;
  4. El regimen penitenciario consistira en un tratamiento cuya finalidad esencial ser� la reforma y la readaptaci�n social de los penados.

A la adici�n se formularon varias observaciones: se indic� que implicaria una modificac�on importante del criterio ya adoptado por la propia Comisi�n en su Dictamen y que, adem�s., era innecesaria pues las garantias que se enumeraban en los acapites 1 y 2 del Art�culo 10 del Pacto de las Naciones Unidas estaban implicitas en el Art�culo recomendado al Consejo de la OEA. Se se�al� que, por ejemplo, el acapite a) del p�rrafo 4 propuesto era una repetici�n del principio enunciado en el p�rrafo 1 del Art�culo 3 recomendado en el Dictamen y que, los acapites b) y c) de dicha propuesta no parecian apropiados para una convenci�n sobre derechos humanos, pues competian a la legislaci�n interna de los Estados. Concretamente se observ� que en cuanto al acapite c) deberia tenerse en cuenta que las legislaciones americanas establecen c pueden establecer diferentes limites de edad para la determinaci�n de la responsebilidad criminal y, por lo tanto, existen o pueden existir diferencias en cuanto a los menores de edad que pueden o no ser sometidos a los tribunales ordinarios. El acapite d) se indic� que era una simple repetici�n de los conceptos del p�rrafo 4 del texto recomendado por la Comision.

Como consecuencia de estas observaciones, se sometieron a consideraci�n textos modificativos del p�rrafo 4 propuesto. En el acapite c) se propuso expresar "Cuando los menores puedan ser procesados", para conformer este acapite con las legislaciones americanas, y en el acapite d) consignar la Expresi�n "Penas privativas de libertad" en vez de "el r�gimen penitenciario" etc. Se sugiri� tambien que el acapite a) podria agregarse al p�rrafo 2 del texto de enmiendas a fin de ampliar la garant�aya establecida.

La Comisi�n acord� incluir en el Art�culo 3 el p�rrafo 4 propuesto en el Documento de Trabajo pero con las modificaciones anotadas m�s �rriba. El Art�culo 3, asi modificado, pas� a ser el Art�culo 4 del Anteproyecto de Convenci�n.

  1. Texto aprobado

Art�culo 4

  1. Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad fisica.
  2. Nadie debe ser sometido a torturas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. Toda persona privada de libertad ser� tratadacon el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano.
  3. La pena no podr� trascender de la persona del delincuente.
  4. a) Los procesados estar�n separados de los condenados, salvo en circunstancias excepcionales, y ser�n sometidos a un tratamiento adecuado a su condici�n de personas no condenadas;

b)Cuando los menores puedan ser procesados, deben ser separados de los adultos y llevados ante tribunales especiales con la mayor celeridad posible, para su enjuiciamiento;

c) Las penas privativas de libertad perseguiran como finalidad esencial la reforma y la readaptaci�n social de los condenados.

 

  1. ARTICULO 4
  1. Texto originalmente recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen - Primera Parte)

Art�culo 4

  1. Nadie debe ser sometido a esclavitud o servidumbre, las que estan prohibidas en todas sus formas, del mismo modo que la trata de esclavos.
  2. Nadie debe ser constrerido a ejecutar un trabajo forzoso u obligatorio. Esta disposici�n no podr� ser interpretada en el sentido de que prohibe, en los paises en los cuales ciertos delitos pueden ser castigados con la pena de prisi�n acompa�ada de trabajos forzados, el cumplimiento de dicha pena impuesta por un tribunal competente.
  3. Tampoco se considerara como "Trabajo forzoso u obligatorio" para los efectos de este articulo:
  1. Los trabajos o servicios que exijan normalmente de una persona legalmente encarcelada.
  2. El servicio de caracter militar y, en los paises donde se admite la exenci�n por razones de conciencia, el servic�o nacional que la ley establezca en lugar del servicio militar.
  3. El servicio impuesto en casos de peligro o calamidad que amenace la vida o el bienestar de la comunidad; y
  4. El trabajo o servicio que forma parte de las obligaciones civicas normales.
  1. Ex�men de esta disposici�n
  2. Este Art�culo fue aprobado sin otras modificacionesque la sustitucion, en el p�rrafo 2, de los t�rminos "con la pena de prisi�n" por los t�rminos "con pena privativa de libertad" y, "trabajos forzados" por "trabajos forzosos"; y en el p�rrafo 3 c) "vida" por "existencia". Estas modificaciones obedecieron a razonesde cargater tecnico.

    El texto asi modificado, pas� a ser el Art�culo 5 del Anteproyecto de Convenci�n.

  3. Texto aprobado

Art�culo 5

  1. Nadie debe ser sometido a esclavitud o servidumbre, las que estan prohibidas en todas sus formas, del mismo modo que la trata de esclavos.
  2. Nadie debe ser constre�ido a ejecutar un trabajo forzoso u obligatorio. Esta disposici�n no podr� ser interpretada en el sentido de que prohibe, en los paises en los cuales ciertos delitos pueden ser castigados con pena privativa de libertad acompa�ada de trabajos forzosos, el cumpliento de dicha pena impuesta por un tribunal competente.
  3. Tampoco se considerara como trabajo forzoso u obligatorio para los efectos de este articulo:
  1. Los trabajos o servicios que se exijan normalmente de una persona legalmente encarcelada;
  2. El servicio de caracter militar y, en las paises donde se admite la exenci�n por razones de conciencia, el servicio nacional que la ley establezca en lugar del servicio militar;
  3. El servicio impuesto en casos de peligro o calamidad que amenace la existencia o el bienestar de la comunidad, y
  4. El trabajo o servicio que forme parte de las obligaciones civicas normales.
  1. ARTICULO 5
  1. Texto originalmente recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA

(Dictamen - Primera Parte)

Art�culo 5

  1. Nadie podr� ser sometido a detenci�n o encarcelamiento arbitrarlos. Nadie podr� ser privado de su libertad, salvo por las causas fijadas de antema�o por las Constituciones Politicas de los Estados Contratantes.
  2. Toda persona detenida debe ser informada de las razonesde su detenci�n y notificada, sin demora, del cargo o cargos formulados contra ella.
  3. Toda persona detenida o encarcelada a causa de una infracci�n penal debe ser llevada, sin demora, ante un juez u otro func�onario autorizado por la ley para ejercer funciones judiciales, y tendr� derecho a ser juzgada dentro de un plazo razonable o a ser puesta en libertad. Su libertad podr� estar subordinada a garantias que aseguren la comparecencia del acusado en el acto del juicio.
  4. Toda persona que se vea privada de la libertad en virtud del arresto o detenci�n, o se viera amenazada de serlo, tendr� derecho a recurrir ante un juez o tribunal, a fin de que este decida, sin demora, sobre la legalidad de su detenci�n, o amenaza de detenci�n ilegal, y ordene su libertad si la detenci�n fuera ilegal. Este recurso podr� interponerse por si o por otra persona.
  5. Toda persona que haya sido ilegalmente privada de su libertad, tendr� el derecho efectivo a obtener una reparaci�n pecuniaria.
  1. Ex�men de esta disposici�n

El Relator sugiri� que esta disposici�n deberia modificarse a fin de incluir las causas de privaci�n de libertad, tal como lo hacen el Pacto deDerechos Civiles y Politicos de las Naciones Unidas (Art�culo 9, p�rrafo 1) y la Convenci�n Europea para la Protecci�n de los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales (Art�culo 5). Tambien propuso que se incluyera, como regla general, el principio de que el detenido puede gozar de libertad provisional siempre que asegure su comparecencia en el acto del juiclo, con elo bjeto de coordinar este Art�culo del Anteproyecto con lo previsto en el Art�culo 9, p�rrafo 3 del Pacto; e incluir la garant�aconsignada en el Art�culo 11 del propio, Pacto, de que no puede haber prisoin por deudas.

De acuerdo con estos puntos de vista el Relator present� el siguiente proyecto sustitativo de articulo:

  1. Toda persona tiene derecho a la libertad y seguridad personal.
  2. Nadie debe ser privado de su libertad, excepto de acuerdo con el procedimiento establecido por la ley, en los siguientes casos:
  1. condenaci�n, por un juez o tribunal competente, a pena privativa de la libertad;
  2. detenci�n en flagrante delito, que esta castigado con pena privativa de la libertad y no proceda la liberaci�n provisional mediante garantias que aseguren la comparecencia de inculpado en juicio;
  3. orden de prision preventiva, expedida por juez o tribunal competente, cuando existan indicios serios de la comisi�n de un delito, al cual corresponde cierta pena privativa de la libertad, la libertad del inculpado perjudique la busqueda de las pruebas o este no ofrezca garant�ade someteria la ejecuci�n de la pena;
  4. incumplimiento de una orden legal dictada por un juez o tribunal competente, hasta que el responsable la cumpla o justifique la imposibilidad de acatarla;
  5. arresto de un menor, por orden de autoridad competente se para beneficio de su educaci�n o para entregarlo a los responsables de su custodia;
  6. necesidad de impedir la propagaci�n de enfermedades contagiosas o de proteger a una persona en estado grave de enfermedad mental, de alcoholismo o toxicomania;
  7. ingreso ilegal de extranjeros en el territorio nacional o detenci�n para la expulsi�n o extradicci�n de extranjeros,dictada por autoridad competente;
  8. medida disciplinaria aplicada por autoridad competente, en los casos regales, contra militar o func�onario p�blico, siempre que no exceda de treinta dias.
  1. Toda persona privada de su libertad debe ser informada inmediatamente de las razones de su detention y, si esta fue ejecutada sin orden judicial, el detenido debe ser conducido sin demora ante el Juez competente, que Despu�sde oirle, decidira sobre la legalidadde la detenci�n u ordenara la libertad.

Al hacerse observaciones concretes sobre el texto del Articulo substutivo se expresaron los siguientes puntos de vista:

En cuanto al p�rrafo 1 la Comisi�n observ� que la propia garant�aestaba contemplada en el p�rrafo 1 del Art�culo recomendado al Consejo de la OEA en su Dict�men, pues dicho p�rrafo abarcaba los derechos a la libertad y la seguridad personal. Sin embargo, teniendo en cuenta el punto de vista del Relator y de que el derecho de protecci�n contra la detenci�n arbitraria esun derecho humano fundamental que deberia quedar consagrado en el Anteproyecto al mismo nivel que el derecho a la libertad fisica, la Comisi�n acord� separar del p�rrafo 1 del Art�culo recomendado al Consejo la frase inicial "nadie podr� ser sometido a detenci�n o encarcelamiento arbitrarios", la cual pas� a formar el p�rrafo 2 del mismo articulo.

En lo que respecta al p�rrafo 2, se observ� que la enumeraci�n de las causas de privaci�n de libertad propuesta por el Relator tenia el inconveniente de que no fuera exhaustiva y que, en consecuencia, seria preferible optar por mantener el texto recomendado por la Comis��n al Consejo en su Dictamen, que establece la garant�aal derecho a la libertad fisica en forma general. En efecto, la Comisi�n acord� mantener el texto original sunqtle con el siguiente agregado: Despu�sde la palabra "partes" los t�rminos..." y las leyes dictadas conforme a ellas".

En cuanto al p�rrafo 3 la Comisi�n tambien observ� que esta garant�aestaba incluida en el p�rrafo 5 del Art�culo 6 recomendado al Consejo de la OEA en su Dictamen (Primera Parte). Pero para los efectos de coordinar el Art�culo 5 en consideraci�n con el Art�culo 9, p�rrafo 3, del Pacto de Derechos Civiles y Politicos se acord� modificar el p�rrafo 4 del texto original agregandole, Despu�sde la palabra "libertad", los t�rminos "sin perjuicio de que se continue con el proceso", suprimiendo por consiguiente el p�rrafo 5del Art�culo 6. Asimismo, acord�, en el p�rrafo 4, sustituir los t�rminos "a causa de una infracci�n penal" por "to por orden de prisi�n preventiva".

Por ultimo la Comisi�n acord� incluir, en p�rrafo separado, la garant�a de que no debe haber prisi�n por deudas, prevista en el Art�culo 11 del Pacto de Derechos Civiles y Politicos, aunque con las limitac�ones que aparecen en el Anteproyecto. Cabe se�alar que esta garant�aqued� consignada con una excepci�n: que el "incumplimiento no se deba a falta involuntaria de capacidadecon�mica del obligado".

El Art�culo 5, asi aprobado, pas� a ser el Art�culo 6 del Anteproyecto.

  1. Texto aprobado

Art�culo 6

  1. Nadie podr� ser privado de su libertad fisica, salvo por las causas y en las condiciones fijadas de antema�o por las Constituciones Politicas de los Estados Partes y por las leyes dictadas conforme a ellas.
  2. Nadie podr� ser sometido a detenci�n o encarcelamiento arbitrarios.
  3. Toda persona detenida debe ser informada de las razones de su detenci�n y notificada, sin demora, del cargo o cargos formulados contra ella.
  4. Toda persona detenida en flagrante delito o por orden de prisi�n preventiva debe ser llevada, sin demora, ante un juez u otro func�onario autorizado por la ley para ejercer funciones judiciales, y tendr� derecho a ser juzgada dentro de un plazo razonableo a ser puesta en libertad, sin perjuicio de que se continue con el proceso. Su libertad podr� estar subordinada a garantias que aseguren la comparecencia del acusado en el juicio.
  5. Toda persona que se vea privada de la libertad en virtud de arresto o detenci�n, o se viera amenazada de serlo, tendr� derecho a recurrir ante un juez o tribunal, a fin de que este decida, sin demora, sobre la legalidad de su detenci�n, o amenaza de detenci�n ilegal, y ordene su libertad si la detencion fuera ilegal. Este recurso podr� interponerse por si o por otra persona.
  6. Nadie sufrira privaci�n o limitaci�n de su libertad fisica por deudas. Solo se admitiran excepciones a este principio tratandose del incumplimiento de obligaciones pecuniarias que derivan de la ley y toda vez que el incumplimiento no se deba a falta involuntaria de capacidad econ�mica del obligado.

 

  1. ARTICULO 6
  1. Texto originalmente recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen - Primera Parte)

Art�culo 6

  1. Toda persona tendr� derecho a ser oida con las debidas garantias para la substanciaci�n de cualquier cargo o acusaci�n formulados contra ella o para la determinaci�n de sus derechos u obligaciones de caracter civil.
  2. El proceso debido, en materia penal, abarcara las siguientes garantias minimas:
  1. Presunci�n de inocencia del inculpado, mientras no se pruebe legalmente su culpabilidad;
  2. Igualdad de derechos y deberes de las partes durante todo el juicio;
  3. Comunicac�on previa y detallada al inculpado de la acusaci�n formulada;
  4. Concesi�n al inculpado del tiempo y de los medios adecuados para la preparaci�n de su defensa;
  5. Derecho del inculpado de defenderse personalmente o ser defendido por un abogado de su elecci�n y de comunicarse libre y privadamente con su defensor;
  6. Intervenci�n obligatoria de un abogado remunerado por el Estado, que haga la defensa del inculpado en caso de que el no lo quisiera o no pudiera contratar un defensor;
  7. Derecho de la defensa de interrogar los testigos presentes en el tribunal y de obtener la comparecencia, como testigos, de otras personas que conozcan los hechos; y
  8. Derecho de recurso ante un tribunal superior, del fallo de primera instancia.
  1. La confesi�n del inculpado solamente ser� valida si es hecha sin coacci�n de cualquier naturaleza. El inculpado absuelto por una sentencia firme no podr� ser sometido a nuevo juicio por los mismos hechos.
  2. El proceso penal ser� p�blico, salvo en lo que sea necesar para preservar los intereses de la justicia.
  3. Si el detenido en flagrante delito o por orden de prisi�n preventivo no es juzgado dentro de un plazo razonable, ser� puesto en libertad sin perjuicio de que se contin� con el proceso. La libertad podr� estar condic�onada a una garant�aque asegure la comparecencia del inculpado en juicio.
  4. La victima de un error judicial ser� indenmizada de las perdidas sufridas como consecuencia de la condena y del tiempo que estuvo privado de su libertad, salvo si el sentenciado contribuy� para el error.
  1. Ex�men de esta disposici�n

Este Art�culo fue objeto de tres modificac�ones, a saber:

  1. La inclusion de un nuevo ac�pite a continuaci�n del Ac�pite b) en el p�rrafo 2, consagrando la garant�ade qae el inculpado debe ser asistido de traductor o intorprete para su defensa. Esta modificaci�n se fundo en la conveniencia de coordinar este Art�culo con lo dispuesto en el ac�pite f) del Art�culo 14 del Pacto de Derechos Civiles y Pollticos de las Naciones Unidas.
  2. La supresi�n del p�rrafo 5 por las razones anotadas al examinar el Art�culo 6; y
  3. La supresi�n del p�rrafo 6 el cual pas� a constituir, con algunas modificaciones de forma, el Art�culo 9 del Anteproyecto. La Comisi�n estim� que la garant�ade una indemnizaci�n a la persona victima de error judicial,deberia quedar consagrada en una disposici�n separada.

El Articulo 6, asi modificado, pas� a ser el Art�culo 7 del Anteproyecto.

  1. Texto aprobado

Art�culo 7

  1. Toda persona tenor derecho a ser oida con las debidas garantias para la substanciaci�n de cualquier cargo o acusaci�n formulados contra ella o para la determinaci�n de sus derechos u obligaciones de car�cter civil.
  2. El proceso debido, en materia penal, abarcara las siguientes garantias minimas:
  1. Presunci�n de inocencia del inculpado, mientras no se pruebe legalmente su culpabilidad;
  2. Igualdad de derechos y deberes de las partes durante todo el juicio;
  3. Derecho del inculpado de ser asistido por traductor o interprete, toda vez que ello sea necesario para su mejor defensa;
  4. Comunicaci�n previa y detallada al inculpado de la acusaci�n formulada;
  5. Concesi�n al inculpado del tiempo y de los medios adecuados para la preparaci�n de su defensa;
  6. Derecho del inculpado de defenderse personalmente o de ser defendido por un abogado de su elecci�n y de comunicarse libre y privadamente con su defensor;
  7. Intervenci�n obligatoria de un abogado remunerado por el Estado, que haga la defensa del inculpado en caso de que el no lo quisiera o no pudiera contratar un defensor;
  8. Derecho de la defensa de interrogar los testigos presentes en el tribunal y de obtener la comparecencia, como testigos de otras personas que conozcan los hechos, e
  9. Derecho de recurso ante un tribunal superior, del fallo de primera instancia.
  1. La confesi�n del inculpado solamente ser� valida si es hecha sin coacci�n de cualquier naturaleza. El inculpado absuelto por una sentencia firme no podr� ser sometido a nuevo juicio por los mismos hechos.
  2. El proceso penal ser� p�blico, salvo en lo que sea necesario para preserver los intereses de la justicia.

 

  1. ARTICULO 7
  1. Texto originalmente recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen - Primera Parte)

Art�culo 7

  1. Nadie ser� condenado por actas u omisiones que en el momento de cometerse no fueran delictivos seg�n el derecho aplicable. Tampoco se impondr� pena m�s grave que la aplicable en el momento de la comisi�n del delito.

Este Art�culo, que corresponde literalmente al Art�culo 7 del Proyecto de Convenci�n sobre Derechos Humanos del Consejo Interamericano de Jurisconsultos, fue aprobado sin modificaciones y pas� a ser el Art�culo 8 del Anteproyecto:

Art�culo 8

Nadie ser� condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueran delictivos seg�n el derecho aplicable. Tampoco se impondr� pena m�s grave que la aplicable en el momento de la comisi�n del delito.

 

  1. P�RRAFO 6 DEL ART�CULO 6
  1. Texto originalmente recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen - Primera Parte)
  1. La victima de un error judicial ser� indenmizada de las perdidas sufridas como consecuencia de la condena y del tiempo que estuvo privado de su libertad, salvo si el sentenciado contribuy� para el error.
  1. Ex�men de esta disposici�n
  2. Como se indic� en el ex�men del Art�culo 6 del texto recomendado por la Comisi�n, esta acord� que el p�rrafo 6 del Art�culo mencionado, arriba transcrito, fuera consignado como disposici�n separada en vista de la importalicia que reviste la garant�a prevista en el mismo. Como consecuencia de dicho acuerdo., el referido p�rrafo , con algunas modificaciones fue aprobado como Art�culo 9 del Anteproyecto.

  3. Texto aprobado

Art�culo 9

Toda persona que haya sido privada de libertad ilegalemente o por error judicial, ser� indemnizada por las perdidas sufridas como consecuencia de la condena y de la privaci�n de libertad, salvo en el caso de que el sentenciado haya contribuido a hacer posible el error judicial.

  1. El Art�culo 8 del texto originalmente recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen - Primera Parte), aprobado sin modificaciones, pas� a ser el Art�culo 10 del Anteproyecto:

Art�culo 10

  1. Nadie debe ser objeto de ingerencia arbitrarias o abusivas en su vida privada, en la de su familiar en su domicilio o en su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra o reputaci�n.
  2. Toda persona tiene derecho a la protecci�n de la ley contra esas ingerencias o esos ataques.
  1. Por raz�n de la inclusion de un nuevo Art�culo en el Anteproyecto, el Art�culo 9 del texto originalmente recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen - Primera Parte), aprobado con una modificaci�n, pas� a ser el Art�culo 11 del Anteproyecto:

Art�culo 11

  1. Toda persona tiene derecho a la libertad de conciencia y de religi�n. Este derecho implica la libertad de conserver su religi�n o sus creencias, o de cambiar de religi�n o de creencias, asi como la libertad de profesar y divulgar su religi�n o sus creencias, individual o colectivamente, tanto en p�blico como en privado.
  2. Nadie debe ser objeto de medidas restrictivas que puedan memoscabar la libertad de conservar su religion o sus creencias o de cambiar de religion o de creencias.
  3. La libertad de manifestar la propia religion y las propias creencias estar� sujecta unicamente a las limitaciones precsritas por la ley y que sean necesrias poara proteger la seguridad, el orden, la salud o la moral p�blicos o los derechos o libertades de los dem�s.
  1. ART�CULO 10
  1. Antecedentes
  2. Con respeto a esta disposici�n del Proyecto de Convenci�n sobre Derechos Humanos del Consejo Interamericano de Jurisconsultos que consagra el derecho a la libertad de Expresi�n, cabe recordar que la Comision, en su Dictamen al Consejo de la OEA (Primera Parte), recomendo tomar en consideraci�n los conceptos esenciales del Proyecto de Convenci�n sobre Libertad de Expresi�n, Informaci�n e Investigaci�n, presentado por la propia Comision a la segunda Conferencia Interamericana Extraordinaria (Doc. 4-11) e incluir en el citado Art�culo del Proyecto del Consejo Interamericano de Jurisconsultos el p�rrafo 4 del Art�culo 11 del Proyecto de Convenci�ndel Uruguay relativo a la censura previa de los espectaculos p�blicos con el objecto exclusivo de regular el acceso a ellos para la protecci�n moral de la infancia y la adolescencia.

    Al examinar el derecho a la libertad de Expresi�n, la Comision consider� la conveniencia de incluir en el Anteproyecto una disposici�n sobre esta materia por tratarse de un derecho human fundamental. Sin embargo, a la luz de sus anteriores recomendaciones al Consejo de la OEA, consider� necesario dejar constancia de que al aprobar un texto sobre este derecho tenia en cuenta que se hallabe pendiente de consideraci�n un Proyecto de Convenci�n sobre el mismo tema y que, en consecuencia, dejaba al Consejo de la OEA o a la Conferenceia Especializada Interamericana el ex�men de los varios aspectos que entra�a el ejercicio del mencionado derecho.

    Como base de su ex�men la Comision consider�el proyecto de Art�culo del Documento de Trabajo redactado conforme a sus recomendaciones.

    Despu�s de un amplio ex�men del mismo la Comision aprob� dicho proyecto de Art�culo con una modificacion: la inclusion, en el p�rrafo 3, del t�rmino frecuencias radioelectricas. El proyecto asi aprobado paso a ser el Art�culo 12 del Anteproyecto.

  3. Texto aprobado

Art�culo 12

  1. Toda persona tiene dereche a la libertad de pensamiento y de Expresi�n; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda indole, sin consideraci�n de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artistica, o por cualquier otro procedimiento de su eleccion.
  2. El ejercicio del derecho previsto en el parrafo precedente no estar� sujeto a previa censura sino a responsabilidades ulteriores, las que deberan estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar:
  1. El respeto a los derechos o a la reputaci�n de los dem�s, o
  2. La protecci�n de la seguridad nacional, el orden p�blico o la salud o la moral P�blicas.
  1. No se podr� restringir el derecho de Expresi�n por vias o medios indirectos, tales como los monopolios oficiales o particulares de paper para periodicos, de frecuencias readioelectricas, o de enseres y aparatos de difusion, o por cualesquiera otros medios encaminados a obstaculizar la comunicaci�n y la circulacion de ideas y opiniones.
  2. Los espectaculos p�blicos podr�n ser sometidos por la ley a censura previa, con el exclusivo objeto de regular el aceso a ellos para la protecci�n moral de la infancia y la adolescencia.

5:

  1. Toda propaganda en facor de la guerra estar� prohibida por la ley.
  2. Toda apologia del odio nacional, racial o religioso que constituya incitaci�n a la discriminaci�n, la hostilidad o la violencia, estar� prohibida por la ley.

 

  1. ART�CULO 11
  1. Antecedentes
  2. Con respecto al derecho de rectificaci�n y replica contemplado en el Art�culo 11 del Proyecto de Convenc��n sobre Derechos Humanos del Consejo Interamericano de Jurisconsultos la Comisi�n no formul� en su Dictamen al Consejode la OEA (Primera Parte) recomendaci�n alguna. Simplemente se limit� a recordar que en el proyecto original de Convenci�n Interamericana sobre Libertad de Expresi�n, Informaci�n e Investigaci�n, se hab�a contemplado el referido derecho pero que en el proyecto revisado (aprobado en el D�cimo Peri�do de Sesiones - abril de 1966; Doc. 19-11), se habia optado por eliminarlo, no por razones de principio sino atendiendo a la conveniencia de lograr el mayor numero posible de ratificac�ones al citado proyecto.

    Sin embargo, al proceder a la redaccion del Anteproyecto de Convenci�n sobre Derechos Humanos, la Comisi�n considero nuevamente la conveniencia de incluir una disposici�n sobre el mencionado derecho y estim� que en vista de haberse incluido en el Anteproyecto (Art�culo 12), una disposici�n sobre derecho de libertad de expresi�n, seria necesario incluir tambien un Art�culo sobre derecho de rectificaci�n y replica debido a la estrecha relaci�n entre estos dos derechos.

    Sobre la base de un proyecto de Art�culo presentado por el Dr. Justino Jimenez de Arechaga, la Comisi�n aprob� el siguiente texto que pas� a ser el Art�culo 13 del Anteproyecto.

  3. Texto aprobado

Art�culo 13

  1. Toda persona afectada por informac�ones o conceptos inexactos o agraviantes emitidos en su perjuicio a trav�s de medios de difusi�n que se dirijan al p�blico en general, tiene derecho a efectuar por el mismo orga�o de difusi�n, en la misma forma y gratuitamente, su rectificaci�n o su respuesta.
  2. Si la P�blicaci�n fuere resistida o demorada, la autoridad Judicial competente, actuando con las garantias del debido proceso, podr� ordenarla, en las condiciones que establezca la ley.
  3. En ningun caso la rectificaci�n o la respuesta exoneran de las otras responsabilidades regales en que se hubiere incurrido.

 

  1. ART�CULO 12

El Art�culo 12 del texto originalmente recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen - Primera Parte), fue aprobado sin modificaciones y paso a ser el Art�culo 14 del Anteproyecto.

Texto aprobado

Art�culo 14

Se reconoce el derecho de reuni�n pacifica y sin armas. El ejercicio de tal derecho s�lo podr� estar sujeto a las restricciones previstas por la ley, que sean necesarias en una sociedad democr�tica, en inter�s de la seguridad nacional, de la seguridad P�blica o del orden p�blico, o para proteger la salud o la moral P�blicas o los derechos y libertades de los dem�s.

 

49. ARTICTICULOS 13 Y 13 (BIS)

  1. Textos originalmente recomendados por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamenes - Primera y Segunda Parte, respectivamente).

Art�culo 13

  1. Todas las personas tienen derecho a asociarse libremente.
  2. El ejercicio de tal derecho s�lo podr� estar sujeto a las restricciones previstas por la ley que sean necesarias en una sociedad democr�tica, en interes de la seguridad nacional, de la seguridad.P�blica o del orden p�blico, o para proteger la salud o la moral P�blicas o los derechos y libertades de los dem�s.
  3. Nadie podr� ser obligado a pertenecer a una asociaci�n.

Art�culo 13 bis

  1. Toda persona tiene el derecho de fundar sindicatos y de afiliarse libremente a cualquiera de ellos para la protecci�n de sus intereses econ�micos, sociales y profesionales.
  2. La ley podr� regular la organizaci�n de sindicatos locales, nacionales e internacionales y restringir el ejercicio de estos derechos a los miembros de las Fuerzas Armadas, de la Policia y de la Administraci�n P�blica.
  3. Nadie podr� ser obligado a pertenecer a un sindicato. Respecto de estas disposiciones, la Comisi�n en sus Dictamenes de 1966 y 1967, recomend� adoptar el texto del Art�culo 13 del Proyecto del Consejo Interamericano de Jurisconsultos (en lo que respecta al derecho de asociaci�n) e introducir un nuevo Art�culo (13 bis) para consagrar el derecho a la libertad sindical, tomando en cuenta los conceptos contenidos en el p�rrafo 2 del Art�culo 27 del Proyecto del Uruguay y en el p�rrafo 2 del Art�culo 31 del Proyecto de Chile.

Por su parte, el Relator sugiri� que se hiciera un texto �nico de los Articulos 13 y 13 (bis), el cual estaria formado por los parrafos 2 Y 3 del Art�culo 13 y por el texto del Art�culo 13 (bis). En consecuencia se incluy� en el Documento de Trabajo el siguiente proyecto de Art�culo:

  1. Todas las personas tienen derecho a asociarse libremente (Art�culo 13 CIJ, 1).
  2. Toda persona tiene el derecho de fundar sindicatos y deafiliarse libremente a cualquiera de ellos para la protecci�n de sus intereses econ�micos, sociales y profesionales (Art�culo 13-bis, Enmiendas CIDH, inciso 1).
  3. a) El ejercicio de tal derecho s�lo podr� estar sujeto a las restricciones previstas por la ley que sean necesarias en una sociedad democr�tica en interes de la seguridad nacional, de la seguridad publica o del orden p�blico, o para proteger la salud o la moral publicas o los derechos y libertades de los dem�s (Art�culo 13, inciso 2, del CIJ y Art�culo 22, inciso2 del Pacto);
  4. b)La ley podr� regular la organizaci�n de sindicatos locales, nacionales e internacionales y restringir el ejercicio de estos derechos a los miembrbs de las Fuerzas Armadas, de la Policia y de la Administraci�n Publica (Art�culo 13-bis, inciso 2 del CIDH, Enmiendas).

  5. Nadie podr� ser obligado a pertenecer a un sindicato (Art�culo 13-bis, inciso 3. Enmiendas CIDH).
  1. Ex�men del proyecto de Art�culo refundido

Se propuso, en primer t�rmino, incluir en el p�rrafo 4 a las asociaciones a fin de que quedara consagrada la garant�a de que nadie puede ser obligado a pertenecer a una asociaci�n.

En el ac�pite b) del p�rrafo 3 se consider� que debia eliminarse el t�rmino "restringir", a fin de evitar que el Anteproyecto tuviera que determinarel grado de restricci�n para asociarse que se aplicaria a las fuerzas armadas y de policia, por una parte, y a los funcionarios de la administraci�n publica, por la otra. Se consider� tambien la conveniencia de establecer la restricci�n del derecho de asociaci�n para los citados funcionarios y la prohibici�n de ese derecho para las fuerzas armadas y de policia. Teniendo en consideraci�n estas observaciones la Comisi�n introdujo una serie de modificaciones al texto del p�rrafo b).

El nuevo Art�culo, asi aprobado, pas� a ser el Art�culo 15 del Anteproyecto.

  1. Texto aprobado

Art�culo 15

  1. Todas las personas tienen derecho a asociarse libremente.
  2. Toda persona tiene el derecho de fundar sindicatos y de afiliarse libremente a cualquiera de ellos para la protecci�n de sus intereses econ�micos, sociales y profesionales.
  3. a) El ejercicio de tal derecho s�lo podr� estar sujeto a las restricciones previstas por la ley que sean necesarias enuna sociedad democr�tica en inter�s de la seguridad nacional, de la seguridad publica o del orden p�blico, o para proteger la salud o la moral publicas o los derechos y libertades de los dem�s;
  4. b)La ley podr� regular la organizaci�n de sindicatos locales o nacionales y la actividad de sindicatos internacionales, a si como restringir el ejercicio de estos derechos a los miembros de la Administraci�n Publica y aun privar de ellos a los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policia.

  5. Nadie podr� ser obligado a pertenecer a una asociaci�n o a un sindicato.

 

  1. ART�CULO 14
  1. Texto originalmente recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen - Primer Parte)

Art�culo 14

  1. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y debe ser protegida por la sociedad y el Estado.
  2. Se reconoce el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio y a fundar una familia si tienen las condic�ones requeridas parae llo por las leyes nacionales.
  3. El matrimonio no podr� celebrarse sin el libre y pleno consentimiento de los contrayentes.
  4. La ley debe reconocer iguales derechos a los hijos nacidas fuera de matrimonio como a los nacidos dentro del mismo.
  1. Ex�men de esta disposici�n
  2. El Relator, en su informe, propuso que esta disposici�n se coordinara con el Art�culo 23 del Pacto de Derechos Civiles y Pollticos de las Naciones Unidas aunque manteniendo la referencia a las leyes nacionales, en cuanto al derecho del hombre y de la mujer para contraer matrimonio, asi como el reconocimiento de la igualdad de derechos de los hijos nacidos fuera del matrblonlocon los hijos nacidos dentro del mismo.

    De conformidad con estas recomendaciones del Relator se incluyo en al Documento de Trabajo un proyecto de Art�culo.

    Al considerarse el referido proyecto la Comisi�n acept�, en principio, la necesidad de coordinar el texto del Art�culo 14 con el Art�culo 23 del Pacto, pero con dos salvedades: i) consignando en la disposici�n que el derecho de cortraer matrimonio y fundar familia es cuestion que deberia ser regulada por la ley de los Estados en la medida que no afecte el principio de no discriminaci�n reconocido en la futura Convenci�n Interamericana de Derechos Humanos, y ii) mencionando no s�lo la igualdad de derechos entre los c�nyugues sino tambi�n la adecuada equivalencia de derechos y responsabilidades en el matrimonio y en caso de su disoluci�n.

    Con estas modificaciones la Comisi�n aprobo el Art�culo 14, que asi aprobado, paso a ser el Art�culo 16 del Anteproyecto.

  3. Texto aprobado

Art�culo 16

  1. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y debe ser protegida por la sociedad y el Estado.
  2. Se reconoce el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio y a fundar una familia si tienen la edad y las condiciones requeridas para ello por las leyes nacionales, en la medida en que ellas no afecten el principio de no discriminacion establecido en esta Convenci�n.
  3. El matrimonio no podr� celebrarse sin el libre y pleno consentimiento de los contrayentes.
  4. Los Estados Partes tomar�n medidas apropiadas para asegurar la igualdad de derechos y la adecuada equivalencia de responsabilidades de ambos esposos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonioy en caso de disoluci�n del mismo. En caso de disoluci�n, se adoptar�n disposiciones que aseguren la protecci�n necesaria a los hijos.
  5. La ley debe reconocer iguales derechos tanto a los hijos nacidos fuera de matrimonio como a los nacidos dentro del mismo.

 

  1. ART�CULO S0BRE EL DERECHO AL NOMBRE
  1. Texto originalmente recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen- Primera Parte)

Art�culo...

  1. Toda persona tiene derecho a un nombre propio y a los apellidos de sus padres o al de uno de ellos.
  2. Si los padres o uno de ellos fueran desconocidos, la ley reglamentara la forma en la cual las partes correspondientes del registro civil ser�n obligatoriamente Ilevadas don nombres y apellidos ficticios por el declarante, el oficial del registro o el juez, sin perjuicio de los derechos de terceros.
  3. Si los padres o uno de ellos fueren legalmente impedidos para reconocer el hijo, se procedera de conformidad con lo prescrito en el p�rrafo 2 de este Art�culo.
  1. Ex�men de esta disposici�n
  2. Esta disposici�n, que se coordina con lo dispuesto en el p�rrafo 2 elArt�culo 24 del Pacto de Derechos Civiles y Politicos de las Naciones Unidas, fue aprobada sin modificaci�n alguna y pas� a ser el Art�culo 17 del Anteproyecto.

  3. Texto aprobado

Art�culo 17

  1. Toda persona tiene derecho a un nombre propio y a los apellidos de sus padres o al de uno de ellos.
  2. Si los padres o uno de ellos fueran desconocidos, la ley reglamentara la forma en la cual las partes correspondientes del registro civil ser�n obligatoriamente llenadas con nombres y apellidos ficticios, sea por el declarante, el oficial del registro el juez, sin perjuicio de los derechos de terceros.
  3. Si los padres o uno de ellos estuvieren legalmente impedidos para reconocer el hijo, se proceder� de conformidad con lo prescrito en el p�rrafo 2 de este Art�culo.

 

  1. ART�CULO SOBRE DERECHOS DEL NI�O
  1. Antecedentes
  2. En vista de que ni el Proyecto del Consejo Interamericano de Jurisconsultos ni el texto de las enmiendas al citado Proyecto recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA en sus Dictamenes, incluy� un Art�culo sobre los derechos del ni�o, el Relator present� un proyecto de Art�culo sobre esta materia a fin de coordinar el Anteproyecto con el Art�culo 24 (parrafos 1 y 3) del Pacto de Derechos Civiles y Politicos de las Naciones Unidas.

    La Comisi�n aprob�, sin modificaciones el proyecto presentado por e1 rela-tor, el cual pas� a ser el Art�culo 18 del Anteproyecto.

  3. Texto aprobado

Art�culo 18

Todo ni�o tiene derecho:

  1. A las medidas de protecci�n que su condici�n de menor requiere por parte de su familiar de la sociedad y del Estado;
  2. A adquirir la nacionalidad del Estado en cuyo territorio naci� si no tiene derecho a otra.

 

  1. ART�CULO SOBRE EL DERECHO A LA PROPIEDAD
  1. Antecedentes
  2. Respecto de este derecho, en el Dictamen al Consejo de la OEA (Segunda Parte), la Comisi�n expres� que hab�a examinado la conveniencia y oportuaidad de incluir en el regimen de protecci�n de la Convenci�n Interamericana el derecho a la propiedad privada (contemplado en el Art�culo 31 del Proyecto del Consejo Interamericano de Jurisconsultos), pero decidi� no hacerla en vista de que en algunos Estados americanos ne esta procediendo a la revision constituc�onal del contenido del aludido derecho.

    El relator, en su informe, se�al� que los Pactos de las naciones Unidas no contemplaron este derecho humano a fin de permitir su aprobacion por los Estados socialistias; que los paises americanos ya incorporaron la nueva concepcion del derecho de propiedad a la luz de las teorias modernas sobre las funciones del Estado contemporaneo y las exigencias de la justicia social y que; en estas circunstancias, procedia incluir en el Anteproyecto una disposici�n sobre este derecho fundamental.

    Con vase en estas consideraciones, el Relator presento un proyecto de Art�culo que fue ampliamente discutido, habiendosele forumlado varios observaciones y modificaciones.

    El texto aprobado paso a ser el Art�culo 19 del Anteproyecto.

  3. Texto aprobado

Art�culo 19

  1. Toda persona tiene derecho a la propiedad privada, pero la ley puede subordinar su uso y goce al interes p�blico.
  2. Ninguna persona privada de sus bienes, excepto mediante el pago de indemnizacion justa, por razones de interes p�blico y en los casos y seg�n las form�s establecidas por la ley.

 

  1. ART�CULO 15
  1. Texto originalmente recomendado por la Comision al Consejo de la OEA (Dictamen � Primera Parte)

Art�culo 15

  1. Toda person que se halle legalmente en el territorio de un Estado tiene derecho a circular por el mismo y a fijar su residencia en el con plena libertad.
  2. Toda persona tiene derecho a salir libremente de cualquier pa�s, inclusive del propio.
  3. El ejercicio de los derechos anteriores no podr� ser restringido sino en virtud de una ley, por las medidas indispensables,en una sociedad democr�tica, para prevenir infracciones penales, o para proteger la seguridad nacional, la seguridad a el orden p�blicos, la moral o la salud publicas, o los derechos y libertades de los dem�s.
  4. El ejercicio de los derechos reconocidos en el inciso I puede asimismo ser restringido por la ley, en zonas determinadas, por razones de inter�s p�blico.
  5. Nadie puede ser expulsado del territorio de su propio pa�s, ni ser privado del derecho a ingresar en el mismo.
  1. Ex�men de esta disposici�n
  2. Con respecto a este Art�culo relativo al derecho de residencia y transito, el Relator sugiri� que deberia ser ccmplementado incluyendo la garant�a el Art�culo 13 del Pacto de Derechos Civiles y Politicos, en los casos de expulsi�n arbitraria de extranjeros del pa�s donde se encuentren residiendo legalmente (Vease, Anexo I, P. 13).

    La Comisi�n considero favorablemente el incorporar la referida garantia, pero atendiendo a que en algunos paises americanos la expulsi�n de extranjeros es de la competencia del Poder Ejecutivo, sin que se provea recurso alguno contra la decision de la Administraci�n, acord� abadir al p�rrafo 5 del texto originalmente recomendado al Consejo un nuevo inciso b) en que se establecida garant�a de que el extranjero que se consider� victima de expulsion arbitraria puede "ocurrir ante la autoridad jurisdicc�on al competente".

    Sin otras modificaciones la Comis�on aprob� el Art�culo 15 el cual asi aprobado, pas� a ser el Art�culo 20 del Anteproyecto.

  3. Texto aprobado

Art�culo 20

  1. Toda persona que se halle legalmente en el territorio de un Estado tiene derecho a circular por el mismo y a fijar su residencia en el con plena libertad.
  2. Toda persona tiene derecho a salir libremente de cualquier pa�s, inclusive del propio.
  3. El ejercicio de los derechos anteriores no podr� ser restringido sino en virtud de una ley, por las medidas indispensables, en una sociedad democr�tica, para prevenir infracciones penales, o para proteger la seguridad nacional, la seguridad o el orden p�blicos, la moral o la salud p�blicas, o los derechos y libertades de las dem�s.
  4. El ejercicio de los derechos reconocidos en el inciso 1 puede asimismo ser restringido por la ley, en zonas determinadas, por razones de interes p�blico.
  5. a) Nadie puede ser expulsado del territorio de su propio pais, ni ser privado del derecho a ingresar en el mismo;

b) El extranjero que se halle legalmente en el territorio de un Estado Parte en la presente Convenci�n, s�lo podr� ser expulsado de �l en el cumplimiento de una decisi�n adoptada conforme a la ley; y, a menos que razones imperiosas de seguridad nacional se opongan a ello, se permitira a tal extranjero recurrir de la orden de expulsion ante la autoridad jurisdiccional competente.

 

  1. ART�CULOS 16 y 17

Estos Art�culos recomendados por la Comisi�n al Conse jo de la OEA (Dictamen - Primera Parte), fueron aprobados sin modificaciones y pasaron a ser los Art�culos 21 y 22 del Anteproyecto, en su orden. Cabe se�alar que estas disposiciones corresponden literalmente a los Art�culos 16 y 17 del Anteproyecto de Convenci�n sobre Derechos Humanos del Consejo Interamericano de Jurisconsutos.

Textos aprobados

Art�culo 21

  1. Todos los ciudadanos gozar�n, con las excepciones que establezcan sus leyes nacionales, las que no pueden comprender ninguna de las distinciones mencionadas en el Art�culo 22 de la presente Convenci�n, de los siguientes derechos y oportunidades:
  1. De participar en la direcci�n de los asuntos p�blicos, directamente o por medio de representantes libremente elegidos;
  2. De votar y ser elegidos en elecciones periodicas aut�nticas, realizadas por sufragio universal e igual, y por voto secreto que garantice la libre expresi�n de la voluntad de los electores;
  3. De acceso, en condiciones generales de igualdad, a las funciones de su pa�s.

Art�culo 22

Todas las personas son iguales ante la ley. La ley prohibir� toda discriminaci�n y garantizar� a todas las personas protecci�n igual y eficaz contra cualquier discriminaci�n por motivos de raza, color, sexo, idioma, religi�n, opinioines pol�ticas o de cualquier otra �ndole, origen nacional o social, posici�n econ�mica, nacimiento o cualquier otra condicion social.

  1. ART�CULO 18
  1. Texto originalment recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen � Primera Parte)
  2. Art�culo 18

    Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo, sencillo y r�pido ante los jueces y tribunales nacionales competentes, que la amparacontra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constitucion o por la ley.

  3. Ex�men de esta disposici�n
  4. El Relator propuso suprimir en este Art�culo las palabras "sencillo y rapido�, a fin de coordinar mejor esta disposici�n con el acapite a) del p�rrafo 3 del Art�culo 2 del Pacto de Derechos Civiles y Politicos de las Naciones Unidas y, sustituir la referencia que hace de la Constitucion y la ley interna por una referencia a la Convencion. Indico que se trataba de establecer una protecci�n al nivel internacional y, por lo tanta, esta referencia a la Constituci�n o la ley no parec�a procedente.

    En cuanto a la supresi�n de las palabras "sencillo y r�pido" se observ� que estos t�rminos aparec�an en los Art�culos de tres proyectos de Convenci�n: en el Art�culo 18 del Consejo Interamericano de Jurisconsultos, en el Art�culo 21 del Uruguay y en el propio Art�culo de Chile y que no parecia estar en conflicto con el Art�culo 2 del Pacto de las Naciones Unidas.

    Sobre la segunda modificaci�n, de suprimir la referencia a las Constituciones o leyes de los Estados, sustituy�ndola una refererencia a la Convenci�n, se observ� que el Art�culo 18 recomendado por la Comisi�n impone a los Estados el deber de aplicar un recurso mientras que el Art�culo 2 del Pacto obliga al Estado a una reforma de su derecho procesal para armonizarlo con el mismo, y que, en consecuencia no existia una raz�n fundamental para eliminar de esta disposici�n la referencia a la Constituci�n y a la ley.

    En vista de las observaciones anotadas a las recomendaciones del Relator, la Comisi�n acord� mantener el texto del Art�culo 18 de referencia. Este Art�culo, asi aprobado, pas� a ser el Art�culo 23 del Anteproyecto.

  5. Texto aprobado

Art�culo 23

Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo, sencillo y rapido ante los jueces y tribunales nacionales competentes, que la amparacontra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constituc�on o por la ley.

 

  1. ART�CULO SOBRE SUSPENSION DE GARANTIAS CONSTITUCIONALES 0 "ESTADO DE SITIO" (Art�culo 19 del CIJ)
  1. Antecedentes

Al referirse a esta disposici�n del Proyecto del Consejo Interamericano de Jurisconsultos, la Comisi�n, en su Dictamen al Consejo de la OEA (Primera Parte), sugiri� que se tome en consideraci�n la parte correspondiente del Segundo Informe titulado "La Protecci�n de los Derechos Humanos Frente a la Suspensi�n de Garant�as Constitucionales o Estado de Sitio", preparado por el Dr. Daniel Hugo Martins, entonces Miembro de la Comisi�n. (OEA/Ser.L/V/II/15, Doc. 12 de 11 de octubre de 1966).

El Relator en su Informe indic� la posibilidad de incorporar al Art�culo 19 del Proyecto del CIJ la parte del p�rrafo 1 del Art�culo 4 del Pacto de Derechos Civiles y Politicos, relativa a la suspension de las obligaciones contraidas en virtud de la Convenci�n "siempre que tales disposiciones no sean incompatibles con las dem�s obligaciones que les impone el derecho internacional y no entraben discriminaci�n alguna fundada unicamente en motivos de raza, color, sexo, idioma, religi�n u origen social".

De acuerdo con estos puntos se incluy� en el Documento de Trabajo el siguiente Proyecto de Art�culo 19:

Art�culo 19

  1. En situaciones excepcionales que pongan en peligro la vida de la naci�n y cuya existencia haya sido proclamada oficialmente, los Estados Partes en la presente Convenci�n podr�n adoptar disposiciones que en la medida estrictamente limitada a las exigencias de la situaci�n, suspendan las obligaciones contraidas en virtud de esta Convenci�n, siempre que tales disposiciones no sean incompatibles con las dem�s obligaciones que les impone el derecho internacional y no entra�en discriminaci�n alguna fundada unicamente en motivos de raza, color, sexo, idioma, religi�n u origen social (Pacto Art�culo 4, inciso 1).
  2. La disposici�n precedente no autoriza suspension alguna de los derechos consignados en los Art�culos 2, 3, 4 (P�rrafo 1) y 7.
  3. Todo Estado Parte que haga uso del derecho de suspension debera informar inmediatamente a los dem�s Estados Partes en la presente Convenci�n, por conducto del Secretario General de laOrganizaci�n de los Estados Americanos, de las disposiciones cuya aplicaci�n haya suspendido, de los motivos que hayan suscitado la suspension y de la fecha en que haya dado por terminada tal suspension.
  1. Ex�men del Proyecto de Art�culo
  2. En primer lugar la Comisi�n hizo suya la recomendaci�n del Relator de incorporar la garant�a del p�rrafo 10 del Art�culo 4 del Pacto de Derechos Civiles y Politicos. Sin embargo, introduj� algunas modificaciones al p�rrafo 10 del Art�culo 19 del Documento de Trabajo.

    En lo que respecta al p�rrafo 2 relativo a los derechos que no podr�n ser suspendidos aun en situaciones excepcionales, la Comisi�n acord� mencionar literalmente en el mismo los derechos se�alados en el p�rrafo 2 del Art�culo 19 del Proyecto del Consejo Interamericano de Jurisconsultos, los derechos indicados en el Informe presentado por el Dr. Daniel Hugo Martins (derecho de protecci�n contra la detenci�n arbitraria y derecho de libertad de pensamiento, conciencia y religi�n), asi como los derechos al reconocimiento de la personalidad juridica (Art�culo 16 del Pacto de Derechos Civiles y Politicos) y de no encarcelamiento por deudas, incluido en el Anteproyecto de Convenci�n como un derecho humano fundamental.

    Sin otras modificaciones la Comisi�n aprob� el texto del Art�culo 19 del Documento de Trabajo, el cual paso a ser el Art�culo 24 del Anteproyecto.

  3. Texto aprobado

Art�culo 24

  1. En caso de guerra u otra emergencia que amenace la independencia o seguridad del Estado Parte, �ste podr� adoptar disposiciones que, en la medida y por el tiempo estrictamente limitado a las exigencies de la situaci�n, suspendan las obligaciones contraidas en virtud de esta Convenci�n, siempre que tales disposiciones no sean incompatibles con las dem�s obligaciones que les impone el derecho internacional y no entra�en discriminaci�n alguna fundada unicamente en motivos de raza; color, sexo, idioma, religi�n u origen social.
  2. La disposici�n precedento no autoriza suspension alguna de los siguientes derechos: a la vida, a la integridad de la persona, de protecci�n contra la detenci�n arbitraria, a proceso regular, de libertad de pensamiento, conciencia y religi�n, al reconocimiento de la personalidad juridica y a no ser privado de su libertad por deudas.
  3. Todo Estado Parte que haga uso del derecho de suspension debera informar inmediatamente a los dem�s Estados Partes en la presente Convenci�n por conducto del Secretario General de la Organizaci�n de los Estados Americanos, de las disposiciones cuya aplicaci�n haya suspendido, de los motivos que hayan suscitado la suspension y de la fecha en que haya dado por terminada tal suspension.

 

  1. ART�CULO 20
  2. La Comisi�n reafirmo su criterio expresado en su Dictamen al Consejo de la OEA (Segunda Parte) respecto de la eliminaci�n del Art�culo 20 del Proyecto de Convenci�n sobre Derechos Humanos del Consejo Interamericano de Jurisconsultos, relativo al derecho a la libre determinaci�n de los pueblos, fundada en la raz�n de que este no es un derecho individual sino un principio consagrado en la Carta de la OEA, el cual, por su naturaleza y alcance, no era adecuado para una convenci�n sobre derechos humanos.

     

  3. ART�CULO 21
  1. Texto originalmente recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen - Segunda Parte)

Art�culo 21

  1. Los Estados Contratantes en la presente Convenci�n reconocen la necesidad de adoptar y, en su caso, de fortalecer las garantias que permitan la plena vigencia de los dem�s derechos consignados en la Declaraci�n Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y que no hubieran quedado incluidos en los Articulos precedentes.
  2. Los Estados Contratantes manifiestan, adem�s, su prop�sito de consagrar y, en su caso, de mantener y de perfecc�onar, dentro de sus legislaciones internas, las prescripciones que sean m�s adecuadas para el ejercicio del derecho al trabajo, a la remuneraci�n justa y equitativa del mismo; a la fijaci�n de las condiciones humanitarias de trabajo; a la protecci�n de la ni�ez, de la maternidad y de la familia; asi como para el establecimiento de medidas de prevenci�n y seguridad sociales, que garanticen la protecci�n de la salud, la invalidez y el desempleo, la consecuci�n de mejores niveles de vida y el acceso a la ense�anza y a la vida cultural.
  1. Ex�men de esta disposici�n

Con respecto a este Art�culo el Relator, en su Informe present� tr�s sugerencias:

  1. Coordinar con el Protocolo de Reform�s a la Carta de la Organizaci�n de los Estados Americanos o "Protocolo de Buenos Aires", en lo que respecta a la promoci�n y control de los llamados derechos econ�micos, sociales y culturales.
  2. Hacer referencia directa a la Carta de la OEA y a la Declaraci�n Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y;
  3. Coordinarlo con el Pacto Internacional de Derechos Econ�micoso Sociales y Culturales de las Naciones Unidas.

De conformidad con estas sugerencias se incluy� en el Documento de Trabajo un proyecto de Art�culo.

Luego de algunas modificaciones de forma en el p�rrafo 1 la Comisi�n aprob� el proyecto de Art�culo del Documento de Trabajo en el cual se transcriben, en el p�rrafo 2, las disposiciones del Art�culo 31 del Protocolo deReformas. Este proyecto de Art�culo, asi aprobado pas� a ser el Art�culo 25 del Anteproyecto.

  1. Texto aprobado

Art�culo 25

  1. Los Estados Partes en la presente Convenci�n reconocen la necesidad de dedicar sus maximos esfuerzos para que en su derecho interno sean adoptados y, en su caso, garantizados los dem�s derechos consignados en la Declaraci�n Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y que no hubieran quedado incluidos en los Art�culos precedentes.
  2. Los Estados Partes manifiestan, adem�s, su prop�sito de consagrar y, en su caso, de mantener y de perfecc�onar, dentro de sus legislaciones internas, las prescripciones que sean m�s adecuadas para: el incremento sustancial y autosostenido del producto nacional per capita; distribuci�n equitativa del ingreso nacional; sistem�s impositivos adecuados y equitativos; modernizaci�n de la vida rural y reform�s que conduzcan a regimenes equitativos y eficaces de tenencia de tierra, mayor productividad agricola, expansion del uso de la tierra, diversificaci�n de la producci�n y mejores sistem�s para la industrializaci�n y comercializaci�n de productos agricolas; y fortalecimiento y ampliaci�n de los medios para alcanzar estos fines; industrializaci�n acelerada y diversificada, especialmente de bienes de capital e intermedios; estabilidad del nivel de precios internos en armonia con el desarrollo econ�mico sostenido y el logro de la justicia social; salarios justos, oportunidades de empleo y condiciones de trabajo aceptables para todos; erradicaci�n rapida del analfabetismo y ampliaci�n para todos, de las oportunidades en el campo de la educaci�n; defense del potencial humano mediante la extension y aplicaci�n de los modernos conocimientos de la ciencia medica; nutrici�n adecuada, particularmente por medio de la aceleraci�n de los esfuerzos nacionales para incrementar la producci�n y disponibilidaide alimentos; viviende adecuada para todos los sectores de la poblaci�n; condiciones urbanas que hagan posible una vida sana, productiva y digna; promoci�n de la iniciativa y la inversi�n privadas en armonia con la acci�n del sector p�blico, y expansi�n y diversificaci�n de las exportac�ones.
  1. ART�CULOS 22, 23 y 24
  1. Los textos de las disposiciones originalmente recomendadas por la Comisi�n el Consejo de la OEA (Dictamen - Segunda Parte), fueron aprobadas solamente con las modificaciones de forma para acomodarlas a la t�rminologia del Art�culo 1 del Anteproyecto y pasaron a ser los Art�culos 26, 27 y 28 del mismo.
  2. Textos aprobados

Art�culo 26

Los Estados Partes informaron periodicamente a la Comisi�n de Derechos Humanos sobre las medidas que hubieren adoptado paralos fines se�alados en el Art�culo anterior. La Comisi�n formulara las recomendaciones que sean adecuadas y, cuando exista una aceptaci�n generalizada de dichas medidas, promovera la celebrac�on de una Convencion especial o de Protocolos complementarios de la presente Convenci�n a fin de incorporarlos el regimen de la misma, o el que se estime pertinente.

Art�culo 27

Ninguna disposici�n de la presente Convenci�n podr� ser interpretada en el sentido de:

  1. Permitir a alguno de los Estados Partes, grupo o persona, eliminar los derechos y libertades reconocidos en la Convenci�n o limitarlos en mayor medida que la prevista en ella;
  2. Derogar o limitar cualquier derecho o libertad quepueda estar reconocido de acuerdo con las leyes de cualquiera de los Estados Partes o de acuerdo con otra convenci�n en que sea parte uno de dichos Estados;
  3. Excluir otros derechos y garantias que son inherentes al ser humano o se derivan de la forma democr�tica rep�blicana de gobierno;
  4. Excluir o limitar el efecto juridico que puedan producir la Declaraci�n Americana de Derechos y Deberes del Hombre y otros actos internacionales de la misma naturaleza.

Art�culo 28

Las restricciones permitidas, de acuerdo con esta Convenci�n,a los derechos y libertades reconocidas en la misma, no podr�n ser aplicadas sino con el prop�sito para el cual han sido establecidas.

 

  1. ART�CULO SOBRE CLAUSULA FEDERAL
  1. Antecedentes
  2. En el curso de sus deliberaciones sobre el Anteproyecto de Convenci�n la Comisi�n estim� pertinence incluir en el mismo una disposici�n relativa a los procedimientos constitucionales en los Estados federales a fin de coordinar el instrumento Interamericano con lo previsto en el Art�culo 2, p�rrafo 2 del Pacto de Derechos Civiles y Politicos de las Naciones Unidas.

    De conformidad con este acuerdo la comisi�n aprob� un Art�culo que paso a ser el Art�culo 29 del Anteproyecto.

  3. Texto aprobado

Art�culo 29

Cada Estado Parte, cuando constituya una federaci�n, tomara las medidas necesarias, con arreglo a su Constituci�n y a sus leyes, para que se hagan efectivas las disposiciones de la presente Convenci�n en todos los Estados, Provincias o Departamentos federados y otros territorios bajo su jurisdicci�n.

 

  1. ART�CULOS 25, 26, 27, 28, 29 y 30

 

  1. Los textos de estas disposiciones originalmente recomendadas por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen - Segunda Parte), fueron aprobadas solamente con las modificaciones de forma correspondientes con la t�rminologia del Art�culo 1 del Anteproyecto y pasaron a ser los Art�culos 30, 31, 32, 33, 34 y 35 del Anteproyecto.
  2. Textos aprobados

Art�culo 30

Podr�n ser incluidos en el regimen de protecci�n de esta Convenci�n otros derechos y libertades que sean reconocidos de acuerdo con los procedimientos establecidos en los Art�culos 69 y 70.

Art�culo 31

Son competentes para asegurar el cumplimiento de los compromisos asumidos por los Estados Partes en la presente Convenci�n;

    1. La Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos, Ilamada en adelante la Comisi�n;
    2. La Corte Interamericana de Derechos Humanos, llamada en adelante la Corte.

Art�culo 32

La Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos, creada por la V Reuni�n de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, continuara con la estructura, organizaci�n y funciones que le fueron conferidas por el Estatuto aprobado por el Consejo de la Organizaci�n de los Estados Americanos, el cual fue reconocido y ampliado por la Resoluci�n XXII de la Segunda Conferencia Interamericana Extraordinaria, y tendr�, adem�s, las facultades que a continuaci�n se le atribuyen para realizar los fines de esta Convenci�n.

 

Art�culo 33

Sin perjuicio de lo que resulta del Art�culo 32, cualquier persona, grupo de personas o asociaci�n legalmente constituida puede someter a la Comisi�n petici�n que contenga denuncia o queja de vlolaci�n de esta Convenci�n.

Art�culo 34

  1. Todo Estado Parte podr� , en el momento del dep�sito de su instrumento de ratificaci�n o adhesi�n de la presente Convenci�n, declarar que reconoce la competencia de la Comisi�n para recibir y examinar las comunicaciones en que un Estado Parte alegue que otro Estado Parte ha incurrido en violaciones de los derechos humanos establecidos en la presente Convenci�n.
  2. Las comunicaciones hechas en virtud del presente Art�culo s�lo se podr�n admitir y examinar si son presentadas por un EstadoParte que haya hecho una declaraci�n por la cual reconozea respecto de si mismo la referida competencia de la Comisi�n. La Comisi�n no admitira ninguna comunicaci�n de un Estado Parte o contra un Estado Parte que no haya hecho tal declaraci�n.
  3. Las declaraciones podr�n hacerse por un peri�do determinado.
  4. Las declaraciones se depositar�n en la Secretaria General de la Organizaci�n, la que transmitira copia de las mism�s a los Estados Partes.

Art�culo 35

  1. Los requisites para la admisibilidad de la petici�n por la Comisi�n son los siguientes:
  1. Que se hayan interpuesto y agotado los recursos de jurisdicci�n internal conforme a los principios del Derecho Internacional generalmente reconocidos, sin lograr la cesaci�n de la violaci�n denunciada;
  2. Que sea presentada dentro del plazo de seis meses, a partir de la fecha en que la Parte ha tomado conocimiento de la decision definitiva;
  3. Que la materia de la petici�n no haya sido sometida o no est� pendiente de otro procedimiento de arreglo internac�onal, cuando dicha petici�n sea presentada por uno de los Estados Partes;
  4. Que contenga la firma, el nombre, la nacionalidad, la profesi�n y el domicilio de la persona, o personas o del representante legal de la asociaci�n que somete la petici�n.
  1. No se aplicar� la disposici�n del p�rrafo 1 apartado a en los siguientes casos:
  1. inexistencia, en la legislaci�n interna del Estado de citese trata, del debido proceso legal para protecci�n del derecho o derechos mencionados en la petici�n sometida ela Comisi�n;
  2. Si al peticionarlo no se le permiti� el acceso a los recursos de la jurisdicci�n interna o haya sido impedido de agotarlos;
  3. Retardo injustificado en la decisi�n de los mismos recurscs.

 

63. ARTICULOS 31, 32, 33, 34, 35 y 36

  1. Los textos de estas disposiciones originalmente recomendadas por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen - Segunda Parte), fueron aprobadas solamente con las modificaciones de forma correspondientes con la t�rminologia del Art�culo 1 del Anteproyecto y pasaron a ser los Art�culos 36, 37, 38, 39,40 y 41 del Anteproyecto.
  2. Textos aprobados

Art�culo 36

La Comisi�n diclarar� inadmisible la petici�n sometida de acuerdo con el Art�culo 34 siempre que:

  1. Falte alguno de los requisitos indicados en el Art�culo 35;
  2. No exponga hechos que caractericen una violaci�n de la Convenci�n;
  3. Resulte evidente de la exposici�n del propio peticionario la total improcedencia de la petici�n;
  4. Sea sustancialmente la reproducci�n de petici�n anterior ya decidida por la Comisi�n.

Art�culo 37

La Comisi�n, al recibir una queja sobre violaci�n de los derechos que consagra esta Convenci�n, proceder� en los siguientes t�rminos:

  1. Si reconoce la admisibilidad de la petici�n, solicitar� informaciones al Gobierno del Estado al cual pertenezca la autoridad se�alada como responsable de la violaci�n alegada, transcribiendo las partes pertinentes de la petici�n. Dichas informaciones deben ser enviadas en plazo razonable, fijado por la Comisi�n al considerar las circunstancias de cada caso;
  2. Recibidas las informaciones o transcurrido el plazo fijado sin que sean recibidas, verificar� si subsisten los motivos de la petici�n. En el caso contrario, mandar� archivar el expediento;
  3. Podr� tambi�n declarar la inadmisibilidad o la improcedencia de la petici�n, sobre la base de una informaci�n o prueba superveniente;
  4. Con el fin de establecer los hechos, proceder� a un ex�men contradictorio del asunto planteado o de la petici�n, previa citaci�n de los representantes de las Partes, y, si ello es indispensable., a una investigaci�n, para cuya eficaz realizaci�n los Estados interesados proporcionar�n todas las facilidades necesarias;
  5. Se pondr� a disposici�n de las partes interesadas, a fin de Ilegar a una soluci�n amistosa del asunto fundada en el respeto a los derechos humanos reconocidos en la presente Convenci�n;
  6. Podr� pedir a los Estados interesados cualquier informaci�n pertinente y recibir�, si asi se le solicita, las exposiciones verbales o escritas que presenten los interesados.

Art�culo 38

Si se ha llegado a una soluci�n amistosa con arreglo a las disposiciones del p�rrafo e del Art�culo 37, la Comisi�n redactar� un informe que ser� transmitido a los Estados interesados y comunicado despu�s, para su P�blicaci�n, al Secretario General de la Organizaci�n. Este informe se reducira a una breve exposici�n de los hechos y de la soluci�n lograda.

Art�culo 39

  1. De no llegarse a una soluci�n, y no m�s tarde de 12 meses a contar desde la fecha de recepci�n de la notificaci�n, denuncia, queja, la Comisi�n redactor un informe en el que expondr� los hechos y sus conclus5ones. Si el informe no representa, en todo o en parte, la opini�n un�nime de los Miembros de la Comisi�n, cualquiera de ellos podr� agregar a dicho informe su opini�n por separado. Tambi�n se agregar�n al informe las exposiciones escritas y orales que hagan las partes en virtud del Art�culo 37, f.
  2. El informe ser� transmitido a los Estados interesados y ellos no estar�n facultados para publicarlo.
  3. Al transmitir el informe, la Comisi�n podr� formular las proposiciones y recomendaciones que juzgue adecuadas.

Art�culo 40

  1. Si en el plazo de tres meses a partir de la transmisi�n a los Estados interesados del informe de la Comisi�n, el asunto lo ha sido sometido a la decision de la Corte, aceptandose su competencia, la Comisi�n podr� tomar una decisi�n por mayoria absoluta de votos de sus Miembros sobre la cuesti�n de saber si el Estado contra el que se reclama o dirige la petici�n ha violado las obligaciones contraidas en virtud de la presente Convenci�n.
  2. En caso afirmativo, la Comisi�n fijar� un plazo durante el cual el Estado debe tomar las medidas para cumplir su decisiones.
  3. Si el Estado no ha adoptado medidas satisfactorias en el plazo fijado, la Comisi�n decidir�, por la mayoria prevista en el p�rrafo precedento, publicar su informe.

Art�culo 41

  1. Los Estados Partes se comprometen a presenter a la Comisi�n informes periodicos sobre las medidas adoptadas con el fin de garantizar la observancia de los derechos mencionados en el Art�culo 25, p�rrafo 1.
  2. La Comisi�n determinar� la periodicidad que tendr�n estos informes.
  3. Cuando se trate de un informe que ha de ser preguntado originalmente a uno de los organismos Especializados de las Naciones Unidas o de la organizaci�n de los Estados Americanos, el Estado Parte cumplir� lo prescrito en el p�rrafo 1 precedento, mediante el env�o de una copia del mismo informe a la Comisi�n.
  1. ART�CULO 37
  1. Texto originalmente recomendado por la Comisi�n al Consejo del OEA (Dictamen - Segunda Parte)

Art�culo 37

  1. La Corte se compondr� de siete jueces elegidos, a titulo personal, entre juristas de reconocido prestigio moral y competencia en materia de derechos humanos, nacionales de los Estados Contratantes que hayan aceptado la cl�usula de la competencia obligatoria de la Corte.
  2. No debe haber dos jueces de la misma nacionalidad.
  1. Ex�men de esta disposi�n
  2. Al discutirse este Art�culo se hicieron dos propuestas modificativas: i)sustituir en el p�rrafo 1 los t�rminos "reconocido prestigio moral" por "de la m�s alta autoridad moral" por parecer m�s adecuados a la jerarquia y dignidad de los componentes de la futura Corte Interamericana; ii) no limitar la composici�n de la Corte solamente a jueces nacionales de los Estados Partes que hubieran aceptado la cl�usula de la competencia obligatoria de ese tribunal y con ese fin eliminar, en el p�rrafo 1, los t�rminos "que hayan aceptado la cl�usula de la competencia obligatoria de la Corte".

    La Comisi�n aprob� el texto del Art�culo 37 con las modificaciones propuestas. Dicho texto, asi aprobado, pas� a ser el Art�culo 42 del Anteproyecto.

  3. Texto aprobado

Art�culo 42

  1. La Corte se compondr� de siete jueces, elegidos a titulo personal entre juristas de la m�s alta autoridad moral y competencia en materia de derechos humanos, nacionales de los Estados Partes.
  2. No debe haber dos jueces de la misma nacionalidad.

 

  1. ART�CULOS 38, 39, 40, 41, 42 y 43

Estas disposiciones originalmente recomendadas por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen- Segunda Parte), fueron aprobadas solamente con algunas modificaciones y pasaron a ser los Art�culos 43, 44, 45, 46, 47 y 48 del Anteproyecto.

Textos aprobados

Art�culo 43

  1. Los jueces de la Corte ser�n elegidos por el Consejo de la Organizaci�n, por mayoria absoluta de votos, en votaci�n secreta.
  2. Si los candidatos a una o m�s de las vacantes no alcanzar�n mayor�a absoluta de votos, se efectuaran tantas votaciones cuantas sean necesarias para este efecto, eliminandose sucesivamente a los que reciban menor n�mero de votos.

Art�culo 44

  1. Por lo menos tres meses antes de la fecha de la elecci�n de la Corte, cada uno de los Estados Partes presentara una terna de candidates, de los cuales dos al menos ser�n de su nacionalidad.
  2. El Secretario General de la Organizaci�n formar� con estos candidatos una lista alfab�tica que someter� al Consejo al menos treinta d�as antes de la elecci�n.
  3. El mismo procedimiento se seguir� para Ilenar las vacantes que se produzcan.

Art�culo 45

  1. Los jueces de la Corte ser�n elegidos por un per�odo de seis a�os y podr�n ser reelegidos.
  2. El juez elegido para reemplazar a un miembro cuyo mandato no ha expirado, completar� el per�odo de �ste.
  3. El juez pemanecer� en la funci�n hasta el t�rmino de su mandato. Sin embargo, seguir� conociendo de los casos a que ya se hubiere abocado, mientras se sustancia el respective proceso.

Art�culo 46

  1. El quorum minimo para las deliberaciones de la Corte es de cinco jueces.
  2. El juez que sea nacional de un Estado Parte en el caso, ser� subtituido por un juez ad hoc, con las calificaciones del Art�culo 42, elegido por mayoria absoluta de los votos de los otros jueces de la propia Corte siempre que sea necesario para formar el quorum indicado en el p�rrafo 1 de este Art�culo.

Art�culo 47

  1. La Corte tendr� su sede en ... y podra adem�s reunirse y funcionar en cualquier Estado Americano en que lo consider� conveniente, previa aquiescencia del Estado respectivo.
  2. El Secretario residir� en la sede de la Corte, sin perjuicio de su deber de asistir a las sesiones de la Corte fuera de la sede.

Art�culo 48

S�lo los Estados Partes en esta Convenci�n o la Comisi�n tienen derecho de someter un caso a la decision de la Corte.

 

66. ART�CULO 44

  1. Texto originalmente recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen - Segunda Parte)

Art�culo 44

  1. La Corte tendr� competencia para conocer de todos los casos relatives a la intepretaci�n y aplicaci�n de las disposiciones de esta Convenci�n, cuando el Estado contra el cual se dirige la demanda no reh�se someterse al juicio de la Corte.
  2. El Estado Contratante podr� declarar, en cualquier momento, que reconoce, como obligatoria, de pleno derecho y sin Convenci�n especial, la competencia de la Corte sobre todos los casos relativos a la intepretaci�n o aplicaci�n de esta Convenci�n.
  3. La declaraci�n podr� ser hecha incondic�onalmente o bajo condici�n de reciprocidad o por un plazo determinado y deber� ser presentada al Secretario General de la Organizaci�n, quien transmitira copias de la misma a los otros Estados Contratantes y al Secretario de la Corte.
  1. Ex�men de esta disposici�n
  2. Al estudiar el Art�culo 44 la Comisi�n observ� que el texto de referencia no establec�a competencia consultiva para la Corte, sino que sa finalidad era la de que aquella pudiera conocer de todos los casos relativos a la interpretaci�n y aplicaci�n de las disposiciones de la Convenci�n que le sean sometidas desde que las Partes en el caso reconozcan dicha competencia. A fin de que el p�rrafo expresara claramente estos conceptos, la Comisi�n acord� sustituir la frase "cuando el Estado contra el cual se dirige la demanda no reh�se someterse al juicio de la Corte" por la siguiente ..."que le sean sometidos desde que las Partes en el caso reconozcan dicha competencia".

    Sin otras modificaciones la Comisi�n aprob� esta disposici�n, la cual, pas� a ser el Art�culo 49 del Ante Proyecto.

    Por lo que respecta al problema de la competencia consultiva de la Corte, la Comisi�n acord� establecer en el AnteProyecto una disposici�n aparte, (Art�culo 53).

  3. Texto aprobado

Art�culo 49

  1. La Corte tendr� competencia para conocer de todos los casos relativos a la interpretaci�n y aplicaci�n de las disposiciones de esta Convenci�n que le sean sometidos desde que las Partes en el caso reconozcan dicha competencia.
  2. El Estado Parte podr� declarar, en cualquier momento, que reconoce, como obligatoria, de pleno derecho y sin convenci�n especial, la competencia de la Corte sobre todos los casos relativos a la interpretaci�n o aplicaci�n de esta Convenci�n.
  3. La declaraci�n podr� ser hecha incondicionalmente o bajo condici�n de reciprocidad o por un plazo determinado, y deber� ser presentada al Secretario General de la Organizaci�n, quien transmitir� copias de la misma a los otros Estados Partes y al Secretario de la Corte.

 

  1. ART�CULOS 45, 46, y 47

Estas disposiciones originalmente recomendadas por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen - Segunda Parte), fueron aprobadas sin modificaciones y pasaron a ser los Art�culos 50, 51 y 52 del Anteproyecto.

Textos aprobados

Art�culo 50

Para que la Corte pueda conocer de cualquier caso que le sea sometido, ser� indispensable que haya sido agotado el procedimiento previsto en los Art�culos 37 a 39 y transcurrido el plazo de tres meses contemplado en el Art�culo 40.

Art�culo 51

Tratandose de disputa en cuanto a si la Corte tiene o no competencia para decidir sobre un caso determinado, la Corte decidir� sobre dicha disputa de competencia.

Art�culo 52

  1. Cuando reconozca que hubo violaci�n de un derecho o libertad protegido en esta Convenci�n, la Corte tendr� competencia para determiner el monto de la indemnizaci�n debida a la parte lesionada.
  2. La parte del fallo que contenga indemnizaci�n compensatoria se podr� ejecutar en el Estado respectivo por el procedimiento interno vigente para la ejecuci�n de sentencias contra el Estado.

 

  1. ART�CULO SOBRE LA COMPETENCIA CONSULTIVA DE LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS

De conformidad con la decisi�n de la Comisi�n de establecer en el Anteproyecto la competencia consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos para la interpretaci�n de la Convenci�n o de otro tratado concerniente a los derechos humanos en los Estados Americanos, se aprob� la disposici�n que aparece como Art�culo 53 del Anteproyecto.

Cabe se�alar que en la disposici�n de referencia s�lo se otorga la facultad de consulta a la Asamblea General, al Consejo Permanente y a la propia Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos.

Texto aprobado

Art�culo 53

La Asamblea General, el Consejo Permanente y la Comisi�n podr� n consultar a la Corte acerca de la interpretaci�n de esta Convenci�n o de otro Tratado concerniente a la protecci�n de los derechos humanos en los Estados Americanos; y los Estados Partes, acerca de la compatibilidad entre alguna de sus leyes internas y dichos instrumentos internacionales.

 

69. ART�CULO 48

  1. Texto originalmente recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen - Segunda Parte)

Art�culo 48

  1. El fallo de la Corte ser� motivado.
  2. Si el fallo no expresare en todo o en parte la opinion un�nime de los magistrados, cualquiera de estos tendr� derecho aque se agregue al fallo su opini�n disidente o individual.
  1. Ex�men de esta disposici�n

Este Art�culo, que corresponde literalmente al Art�culo 77 del Proyecto de Convenci�n sobre Derechos Humanos del Consejo Interamericano de Jurisconsultos, fue aprobado con la sola modificaci�n de la palabra "magistrados" por "Jueces", en el p�rrafo 2 a fin de ajustar sus t�rminos al Art�culo 42 del Anteproyecto. Asi aprobado pas� a ser el Art�culo 54 del Anteproyecto.

  1. Texto aprobado

Art�culo 54

  1. El fallo de la Corte ser� motivado.
  2. Si el fallo no expresare en todo o en parte la opini�n un�nime de los jueces, cualquiera de estos tendr� derecho a que se agregue al fallo su opini�n disidente o individual.

 

  1. ART�CULO 49
  1. Texto originalmente recomendado por la comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen - Segunda Parte)
  2. Art�culo 49

    El fallo de la Corte ser� definitivo e inapelable. En caso de desacuerdo sobre el sentido o alcance del fallo, la Corte lo interpretara a solicitud de cualquiera de las partes.

  3. Ex�men de esta disposici�n
  4. Esta disposici�n, que corresponde literalmente con el Art�culo 78 (del Pro-yecto de Convenci�n sobre Derechos Humanos del Consejo Interamericano de Jurisconsultos, fue objeto de la siguiente modificaci�n: la adici�n de los t�rminos "deducida en el plazo m�ximo de sesenta d�as contados desde la notificacion del fallo".

    El establecimiento del plazo en cuesti�n, se fund� en el hecho de que, al tenor del Art�culo 49, se establece una especie de recurso de los fallos de la Corte o "recurso de aclaraci�n" y, por lo mismo, era conveniente se�alar el plazo en que las partes podr�n hacer la correspondiente solicitud de aclaraci�n del fallo.

    Asi aprobada pas� a ser el Art�culo 55 del Anteproyecto.

  5. Texto aprobado

Art�culo 55

El fallo de la Corte ser� definitive e inapelable. En caso de desacuerdo sobre el sentido o alcance del fallo, la Corte lo interpretar� a solicitud de cualquiera de las partes, deducida en el plazo m�ximo de sesenta d�as contados desde la notificaci�n del fallo.

  1. ART�CULOS 50, 51, 52 y 53

Estas disposiciones, que corresponden literalmente con los Art�culos 79, 80, 81 y 82 del Proyecto de Convenci�n sobre Derechos Humanos del Consejo Interamericano de Jurisconsultos, fueron aprobados sin modificaciones y pasaron a ser los Art�culos 56, 57, 58 y 59 del Anteproyecto.

Textos aprobados

Art�culo 56

Los Estados Partes se comprometen a cumplir la decisi�n de la Corte en todo litigio en que sean partes.

Art�culo 57

El fallo de la Corte ser� transmitido al Consejo de la Organizaci�n de los Estados Americanos.

Art�culo 58

La Corte formular� un reglamento mediante el cual determinara la manera de ejercer sus funciones. Establecer�, en particular sus reglas de procedimiento.

Art�culo 59

Los Estados Partes en la presente Convenci�n se obligan a proporcionar, a pedido de la Comisi�n, las explicaciones que se soliciten sobre la manera en que su derecho interno asegura la aplicaci�n efectiva de todas las disposiciones de esta Convenci�n.

 

72. ART�CULO 54

  1. Texto originalmente recomendado por la Comisi�n al Consejo de la OEA (Dictamen - Segunda Parte)
  2. Art�culo 54

    Los miembros de la Comisi�n y los jueces de la Corte gozar�n, dentro del territorio del Estado donde se encuentren ejerciendo sus funciones, de los privilegios e inmunidades reconocidos a los representantes diplom�ticos por el Derecho Internacional.

  3. Ex�men de esta disposici�n
  4. Con respecto a este Art�culo la Comisi�n consider� conveniente extender las inmunidades y privilegios de los miembros de la Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos y de la Corte Interamericana, previstas en la Convenci�n, desde el momento en que sean convocados para sus funciones. Esta modificaci�n se introdujo para obviar hechos o situaciones que puedan afectar a los miembros de la Comisi�n o jueces de la Corte en el normal cumplimiento de sus tareas. Al efecto se acord� agregar, despues del verbo "gozar�n", los siguientes t�rminos: "desde que sean convocados oficialmente y mientras se encuentren ex el ejercicio de las funciones del cargo...".

    Este Art�culo asi modificado pas� a ser el Art�culo 60 del Anteproyecto.

  5. Texto aprobado

Art�culo 60

Los miembros de la Comisi�n y los jueces de la Corte gozar�n, desde que sean convocados oficialmente y mientras se encuentren en el ejercicio de las funciones del cargo, de los privilegios e inmunidades reconocidos a los representantes diplom�ticos por el Derecho Internacional.

 

  1. ARTICULOS 55, 56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63 y 64

Estas disposiciones, cuyos Art�culos 60 y 62 corresponden literalmente con los Art�culos 85 y 87 del Proyecto de Convenci�n sobre Derechos Humanos del Consejo Interamericano de Jurisconsultos, recomendadas originalmente por la Comisi�n al Consejo de la OEA en su Dictamen (Segunda Parte), fueron aprobadas solamente con modificaciones de forma y pasaron a ser los Art�culos; 61,62, 63, 64, 65,66, 67, 68, 69 y 70 del Anteproyecto.

Textos aprobados

Art�culo 61

Los jueces de la Corte percibir�n, durante el ejercicio de sus funciones, los emolumentos y gastos de viaje determinados en el presupuesto-programa de la Organizaci�n de los Estados Americanos, teniendo en cuenta la importancia y la dignidad de las funciones correspondientes.

Art�culo 62

Los servicios de Secretaria de la Comisi�n y de la Corte ser�n desempe�ados por la unidad funcional especializada que formar� parte de la Secretaria General de la Organizaci�n y debera disponer de los recursos necesarios para cumplir las tareas que le sean encomendadas por la Comisi�n y por la Corte.

Art�culo 63

Los gastos de la Comisi�n, de la Corte y de sus respectivas Secretarias ser�n incluidos dentro del presupuesto-programa de la Organizaci�n.

Art�culo 64

  1. En la primera elecci�n de los jueces de la Corte, el mandato de cuatro de ellos expirarg a los cuatro a-nos y el man-dato de los tres restantes expirar� a los dos a�os.
  2. Inmediatamente despu�s de realizada la primera elecci�n el Secretario General de la Organizaci�n determinar� la duraci�n de los mandatos de cada uno de los electos, seg�n el criterio proporc�onal al n�mero de votos recibidos.
  3. En casos de igualdad del n�mero de votos recibidos por dos o m�s de los electos, el Secretario General de la Organizacion determinar� por sorteo la duraci�n de los respectivos mandatos.

Art�culo 65

Hasta que sean instaladas en su sede permanento, la Comisi�n la Corte y sus servicios de Secretaria funcionar�n en la sede dela Uni�n Panamericana.

Art�culo 66

  1. La presente Convenci�n estar� abierta a la firma y a la ratificacion o adhesi�n de todo Estado miembro de la Organizaci�n, de los Estados Americanos.
  2. La ratificaci�n de la presente Convenci�n o la adhesi�n a la misma se efectuar� mediante el dep�sito de un instrumento de ratificaci�n o de adhesi�n en la Secretaria General de la Organizaci�n de los Estados Americanos. Tan pronto como siete Estados hayan depositado sus respectivos instrumentos de ratificaci�n o de adhesi�n, la Convenci�n entrar� en vigor. Respecto a todo otro Estado que lo ratifique o adhiera a 61 ulteriormente, la Convenci�n entrara en vigor en la fecha del dep�sito de su instrumento de ratificacion o de adhesi�n.
  3. El Secretario General de la Organizacion informar� todos los miembros de la Organizaci�n de la entrada en vigor de la Convenci�n y del dep�sito de cada uno de los instrumentos de ratificaci�n o de adhesi�n.

Art�culo 67

  1. El Estado Parte podr�, en el momento del dep�sito de su instrumento de ratificaci�n o adhesi�n de esta Convenci�n, formular reserva si una norma constitucional vigente en su territorio estuviere en contradicci�n con alguna disposici�n de la Convenci�n. La reserva debe ir acompa�ada del texto de la norma a que se refiere.
  2. La disposici�n que haya sido objeto de alguna reserva no se aplicar� entre el Estado reservante y los dem�s Estados Partes. Para que la reserva surta este efecto, no ser� necesaria la aceptaci�n de los dem�s Estados Partes.

Art�culo 68

  1. Los Estados Partes podr�n denunciar la presente Convenci�n despues de la expiraci�n de un plazo de cinco a�os a partir de la fecha de entrada en vigor de la misma y mediante un preaviso de un a�o, notificando al Secretario General de la organizaci�n, quien informar� a las otras Partes.
  2. Esa denuncia no tendr� por efecto desligar al Estado Parte interesado de las obligaciones contenidas en la presente Convenci�n en lo que concierne a todo hecho que, pudiendo constituir una violaci�n de esas obligaciones, haya sido cumplido por �l anteriormente a la fecha en la cual la denuncia produce efecto.

Art�culo 69

  1. Cualquier Estado Parte, la Comisi�n o la Corte podr� n someter a la Conferencia Interamericana, por intermedio del Secretario General de la organizaci�n, una propuesta de enmienda a esta Convenci�n.
  2. Las enmiendas aprobadas entraran en vigor en la fecha en que se haya depositado el respective instrumento de ratificaci�n que corresponde al n�mero de la mayoria absoluta de los Estados Partes en esta Convenci�n.

Art�culo 70

  1. De acuerdo con la facultad establecida en el Art�culo 30, la Comisi�n podr� someter a la aceptaci�n de los Estados Partes Protocolos adicionales a la presente Convenci�n, con la finalidad de incluir progresivamente en el r�gimen de protecci�n de la misma otros derechos y libertades previstos en la Declaraci�n Americana de los Derechos y Deberes del Hombre tan pronto como la Comisi�n estime que dichos Estados est�n preparados para aceptar las obligaciones correspondientes a cada uno de estos derechos y libertades. Los Estados Partes se obligan a someter cada Protocolo a la aprobici�n del poder competente, de conformidad con sus respectivos procedimientos.
  2. Cada Protocolo entrar� en vigor en la fecha del dep�sito del s�ptimo instrumento de aceptaci�n y se aplicar� s�lo entre los Estados Partes en el respectivo Protocolo.

Como resultado de los trabajos y deliberaciones la Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos, en la novena sesi�n, celebrada el 10 de julio, aprob�, por unanimidad, el Anteproyecto de Convenci�n Interamericana sobre Protecci�n de Derechos Humanos el cual acord� transmitir al Consejo de la Organizaci�n de los Estados Americanos para los fines correspondientes (Anexo I. Texto completo del Anteproyecto (OEA/Ser.L/V/II.19, Doc. 48, Rev. de 11 de julio de 1968).

 

X. OTROS ASUNTOS

  1. Fecha y sede del Vigesimo Per�odo de Sesiones
  1. En la d�cima sesi�n, celebrada el 11 de julio, la Comisi�n consider� lo relativo a la fecha y sede del Vig�simo Per�odo de Sesiones .

La Comisi�n acord� celebrar su Vig�simo Periodo de Sesiones del 1 al 15 de diciembre de 1968 en su sede permanento de la Uni�n Panamericana, Secretaria General de la Organizaci�n de los Estados Americanos, Washington, D.C. Asimismo, acord� que la Subcomisi�n Permanente se reuniria del 21 al 29 de noviembre.

  1. Comunicaci�n al Presidente del Consejo de la Organizaci�n de los Estados Americanos
  1. Como en anteriores periodos de sesiones y en cumplimiento del correspondiente acuerdo, el Presidente de la Comisi�n se dirigi� en fecha 18 de julio de 1968, al Presidente del Consejo de la organizaci�n haciendo de su conocimiento las actividades y acuerdos de la Comisi�n en su Decimonoveno Per�odo de Sesiones y transmiti�ndole, al mismo tiempo, el Anteproyecto de Convenci�n Interamericana sobre Protecci�n de Derechos Humanos.

(f) Manuel Bianchi, Presidente

(f) Gabino Fraga, Vicepresidente

(f) Angela Acu�a de Chac�n

(f) Carlos A. Dunshee de Abranches

(f) Justino Jim�nez de Ar�chaga

(f) Durward V. Sandifer

 

ANEXO I

ANTEPROYECTO DE CONVENC�ON INTERAMERICANA SOBRE PROTECC�ON DE DERECHOS HUMANOS

PREAMBULO

Los Estados Americanos signatarios de la presente Convenci�n,

Reafirmando su prop�sito de consolidar en est� Continente, dentro del cuadro de las instituc�ines democr�ticas, un r�gimen de libertad individual y de justicia social, fundado en el respeto de los derechos esenciales del hombre;

Reconociendo que los derechos esenciales del hombre no nacen del hecho de ser nacional de determinado Estado, sino que tienen como fundamento los atributos de la persona humana, raz�n por la cual justifican una protecci�n internacional, de naturaleza convencional coadyuvante o complementaria de la que ofrece el derecho interno de los Estados americanos;

Considerando que estos principios han sido consagrados en la Carta de la Organizacion de los Estados Americanos y en la Declaraci�n Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y que han sido reafirmados y desarrollados en otros instrumentos internacionales, tanto de �mbito universal como regional;

Considerando que la Tercera Conferencia Interamericana Extraordinaria (Buenos Aires, 1967) aprob� la incorporaci�n a la propia Carta de la Organizaci�n de norm�s m�s amplias sobre derechos econ�micos, sociales y educacionales y resolvi� que una convenc�on interamericana sobre derechos humanos determinara la estructura, competencia y procedimiento de los �rganos encargados de esa material

Han convenido en los Art�culos siguientes:

Primera Parte

MATERIA DE LA PROTECC�ON

CAPITULO I

SUJETOS DE LA PROTECC�ON

Art�culo 1

  1. Los Estados Partes se comprometen a respetar los derechos y libertades reconocidos en esta Convenci�n y a garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona que se encuentre en su territorioy est� sujeta a Su jurisdicci�n, sin discriminaci�n alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religi�n, opiniones politicas o de cualquier otra indole, origen nacional o social, posici�n economica, nacimiento o cualquier otra condici�n social.
  2. Persona, a los efectos de esta Convenci�n, es todo ser humano.

 

CAPITULO II

DERECHOS PROTEGIDOS

Art�culo 2

Toda persona tiene derecho al reconocimiento de su personalidad juridica.

Art�culo 3

  1. Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estar� protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepci�n. Nadie podr� ser privado de la vida arbitrariamente.
  2. En los paises que no han abolido la pena capital, s�lo por imponerse la pena de muerte como castigo por los delitos m�s graves, en cumplimiento de sentencia ejecutoriada de un tribunal competente y de conformidad con una ley que establezca tal pena, dictada con anterioridad a la comisi�n del delito.
  3. En ning�n caso, se aplicar� la pena de muerte por delitos politicos.
  4. No se impondr� la pena de muerte a personas que, en el momento de la comisi�n del delito, tuvieren menos de 18 a�os de edad o m�s de 70, ni se le aplicar� a las mujeres en estado de gravidez.
  5. Toda persona condenada a muerte tendr� derecho a solicitar el indulto o la conmutaci�n de la pena. La amnistia, el indulto o la conmutaci�n, de la pena capital podr�n ser concedidos en todos los casos. No se aplicar� la pena de muerte mientras est� pendiente de decisi�n el primer pedido de conmutaci�n presentado a la autoridad competente.

Art�culo 4

  1. Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad f�sica.
  2. Nadie debe ser sometido a torturas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. Toda persona privada de libertad ser� tratada con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano.
  3. La pena no podr� trascender de la persona del delicuente.
  4. a) Los procesados estar�n separados de los condenados, salvo en circunstancias excepcionales, y ser�n sometidos a un tratamiento adecuado a su condici�n de personas no condenadas;

b)Cuando los menores puedan ser procesados, deben ser separados de los adultos y llevados ante tribunales especiales con la mayor celeridad posible, para su enjuiciamiento;

c)Las penas privativas de libertad perseguir�n como finalidad esencial la reforma y la readaptaci�n social de los condenados.

Art�culo 5

  1. Nadie debe ser sometido a esclavitud o servidumbre, las que est�n prohibidas en todas sus formas, del mismo modo que la trata de esclavo.
  2. Nadie debe ser constre�ido a ejecutar un trabajo forzoso u �bligatorio. Esta disposici�n no podr� ser interpretada en el sentido de que prohibe, en los paises en los cuales ciertos delitos pueden ser castigados con pena privativa de libertad acompa�ada de trabajos forzosos, el cumplimiento de dicha pena impuesta por un tribunal competente.
  3. Tampoco se considerar como trabajo forzoso u obligatorio, para los efectos de este Art�culo:
    1. Los trabajos o servicios que se exijan normalmente de una persona legalmente encarcelada;
    2. El servicio de car�cter militar y, en los paises donde se admite la exenci�n por razones de conciencia, el servicio nac�onal que la ley establezca en lugar del servicio militar;
    3. El servicio impuesto en casos de peligro o calamidad que amenace la existencia o el bienestar de la comunidad, y
    4. El trabajo o servicio que forme parte de las obligaciones civicas normales.

Art�culo 6

  1. Nadie podr� ser privado de su libertad fisica, salvo por las causas y en las condiciones fijadas de antema�o por las Constituciones Politicas de los Estados Partes y por las leyes dictadas conforme a ellas.
  2. Nadie podr� ser sometido a detenci�n o encarcelamiento arbitrarios.
  3. Toda persona detenida debe ser informada de las razones de su detenci�n y notificada, sin demora, del cargo c cargos formulados contra ella.
  4. Toda persona detenida en flagrante delito o por orden de prisi�n preventiva debe ser llevada, sin demora, ante un juez u otro func�onario autorizado por la ley para ejercer funciones judiciales, y tendr� derecho a ser juzgada dentro de un plazo razonable o a ser puesta en libertad, sin perjuicio de que se continue con el proceso. Su libertad podr� estar subordinada a garantias que aseguren la comparecencia del acusado en el juicio.
  5. Toda persona que se vea privada de la libertad en virtud de arresto o detenci�n, o se viera amenazada de serlo, tendr� derecho a recurrir ante un juez o tribunal, a fin de que este decida, sin demora, sobre la legalidad de su detenci�n, o amenaza de detencion ilegal, y ordene su libertad si la detenci�n fuera ilegal. Este recurso podr� interponerse por si o por otra persona.
  6. Nadie sufrir� privaci�n o limitaci�n de su libertad fisica ;o deudas. S�lo se admitiran excepciones a este principio tratandose del incumplimiento de obligaciones pecuniarias que deriven de la ley y toda vez que el incumplimiento no se deba a falta involuntaria de capacidad econ�mica del obligado.

Art�culo 7

  1. Toda persona tendr� derecho a ser oida con las debidas garantias para la substanciaci�n de cualquier cargo o acusaci�n formulados contra ella o para la determinaci�n de sus derechos u obligaciones de car�cter civil.
  2. El proceso debido, en materia penal, abarcar� las siguientes garantias minimas:
  1. Presunci�n de inocencia del inculpado, mientras no se pruebe legalmente su culpabilidad;
  2. Igualdad de derechos y deberes de las partes durante todo el juicio;
  3. Derecho del inculpado de ser asistido por traductor o interprete, toda vez que ello sea necesario para su mejor defensa;
  4. Comunicaci�n previa y detallada al inculpado de la acusaci�n formulada;
  5. Concesi�n al inculpado del tiempo y de los medios adecuados para la preparaci�n de su defensa;
  6. Derecho del inculpado de defenderse personalmente o de ser defendido por un abogado de su elecci�n y de comunicarse libre y privadamente con su defensor;
  7. Intervenci�n obligatoria de un abogado remunerado por el Estado, que haga la defensa del inculpado en caso de que �l no lo quisiera no pudiera contratar un defensor;
  8. Derecho de la defensa de interrogar los testigos presentes en el tribunal y de obtener la comparecencia, como testigos, de otras personas que conozcan los hechos, e
  9. Derecho de recurso ante un tribunal superior, del fallo de primera instancia.
  1. La confesi�n del inculpado solamente ser� v�lida si es hecha sin coacci�n de cualquier naturaleza. El inculpado absuelto por una sentencia firme no podr� ser sometido a nuevo juicio por los mismos hechos.
  2. El proceso penal ser� p�blico , salvo en lo que sea necesario para preserver los intereses de la justicia.

Art�culo 8

Nadie ser� condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueran delictivos seg�n el derecho aplicable. Tampoco se impondr� pena m�s grave que la aplicable en el momento de la comisi�n del delito.

Art�culo 9

Toda persona que haya sido privada de libertad ilegalmente o por error judicial, ser� indenmizada por las p�rdidas sufridas como consecuencia de la condena y de la privaci�n de libertad, salvo en el caso de que el sentenciado haya contribuido a hacer posible el error judicial.

Art�culo 10

  1. Nadie debe ser objeto de ingerencias arbitrarias o abusivas en su vida privada, en la de su familiar en su domicilio o en su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra o reputaci�n.
  2. Toda persona tiene derecho a la protecei�n de la ley contra esas ingerencias o esos ataques.

Art�culo 11

  1. Toda persona tiene derecho a la libertad de conciencia y de religi�n. Este derecho implica la libertad de conserver su religi�n o sus creencias, o de cambiar de religi�n o de creencias, asi como lalibertad de profesar y divulgar su religi�n o sus creencias, individual o colectivamente, tanto en p�blico como en privado.
  2. Nadie debe ser objeto de medidas restrictivas que puedan menos-cabar la libertad de conserver su religi�n o sus creencias o de cambiar de religi�n o de creencias.
  3. La libertad de manifestar la propia religi�n y las propias creencias estar� sujeta unicamente a las limitaciones prescritas por la ley y que sean necesarias para proteger la seguridad, el orden, la salud o la moral p�blicos o los derechos o libertades de los dem�s.

Art�culo 12

  1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresi�n; este derecho comprende la libertad de bascar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda indole, sin consideraci�n de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artistica, o por cualquier otro procedimiento de su elecci�n.
  2. El ejercicio del derecho prevista en el p�rrafo precedento no estar� sujeto a previa censura sino a responsabilidades ulteriores, las que deber�n estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar:
  1. El respeto a los derechos o a la reputaci�n de los dem�s, �
  2. La protecci�n de la seguridad nacional, el orden p�blico o la salud o la moral p�blicas.
  1. No se podr� restringir el derecho de expresi�n por vias o medios indirectos, tales como los monopolies oficiales o particulares de papel pars periodicos, de frecuencias radioel�ctricas, o de enseresy aparatos de difusi�n, o por cualesquiera otros medios encaminados a obstaculizar la comunicaci�n y la circulaci�n de ideas y opiniones.
  2. Los espect�culos p�blicos podr� n ser sometidos por la ley acensura previa, con el exclusivo objeto de regular el acceso a ellos para la protecci�n moral de la infancia y la adolescencia.
  3. a) Toda propaganda en favor de la guerra estar� prohibida por la ley.

b)Toda apologia del odio nacional, racial a religioso que constituya incitaci�n a la discriminaci�n, la hostilidada la violencia, estar� prohibida por la ley.

Art�culo 13

  1. Toda persona afectada por informac�ones o conceptos inexactos o agraviantes emitidos en su perjuicio a traves de medios de difusi�n que se dirijan al p�blico en general, tiene derecho a efectuar por el mismo �rga�o de difusi�n, en la misma forma y gratuitamente, su rectificaci�n o su respuesta.
  2. Si la p�blicaci�n fuere resistida o demorada, la autoridad judicial competente, actuando con las garantias del debido proceso, podr� ordenarla, en las condiciones que establezca la ley.
  3. En ning�n caso la rectificaci�n o la respuesta exonerar�n de las otras responsabilidades regales en que se hubiere incurrido.

Art�culo 14

Se reconoce el derecho de reuni�n pacifica y sin armas. El ejercicio de tal derecho s�lo podr� estar sujeto a las restricciones previstas por la ley, que sean necesarias en una sociedad democr�tica, en inter�s de la seguridad nacional, de la seguridad p�blica o del orden p�blico, o para proteger la salud o la moral p�blicas o los derechos libertades de los dem�s

Art�culo 15

  1. Todas las personas tienen derecho a asociarse libremente.
  2. Toda persona tiene el derecho de fundar sindicatos y de afiliarse libremente a cualquiera de ellos para la protecci�n de sus intereses economicos, sociales y profesionales.
  3. a)El ejercicio de tal derecho s�lo podr� estar sujeto a las restricciones previstas por la ley que sean necesarias en una sociedad democr�tica, en interes de la seguridad nacional, de la seguridad publica o del orden p�blico, o para proteger la salud o la moral publicas ol os derechos y libertades de los dem�s;
  4. b)La ley podr� regular la organizaci�n de sindicatos locales o nacionales y la actividad de sindicatos internacionales, asi como restringir el ejercicio de estos derechos a los miembros de la Administraci�n Publica y aun privar de ellos a los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policia.

  5. Nadie podr� ser obligado a pertenecer a una asociaci�n o a un sindicato.

Art�culo 16

  1. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y debe ser protegida por la sociedad y el Estado.
  2. Se reconoce el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio y a fundar una familia si tienen la edad y las condiciones requeridas para ello por las leyes nacionales, en la medida en que ellas no afecten el principio de no discriminaci�n establecido en esta Convenci�n.
  3. El matrimonio no podr� celebrarse sin el libre y pleno consentimiento de los contrayentes.
  4. Los Estados Partes tomar�n medidas apropiadas para asegurar la igualdad de derechos y la adecuada equivalencia de responsabilidades de ambos esposos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonioy en caso de disoluci�n del mismo. En caso de disoluci�n, se adoptaran disposiciones que aseguren la protecci�n necesaria a los hijos.
  5. La ley debe reconocer iguales derechos tanto a los hijos nacidos fuera de matrimonio como a los nacidos dentro del mismo.

Art�culo 17

  1. Toda persona tiene derecho a un nombre propio y a los apellidos de sus padres o al de uno de ellos.
  2. Si los padres o uno de ellos fueran desconocidos, la ley reglamentar� la forma en la cual las partes correspondientes del registro civil ser�n obligatoriamente llenadas con nombres y apellidos ficticios, sea por el declarante, el oficial del registro o el juez, sin perjuicio de los derechos de terceros.
  3. Si los padres o uno de ellos estuvieren legalmente impedidos para reconocer el hijo, se proceder� de conformidad con lo prescrito en el p�rrafo 2 de este Art�culo.

Art�culo 18

Todo ni�o tiene derecho:

    1. A las medidas de protecci�n que su c�ndici�n de menor requiere por parte de su familiar de la sociedad y del Estado;
    2. A adquirir la nacionalidad del Estado en cuyo territorio naci� si no tiene derecho a otra.

Art�culo 19

  1. Toda persona tiene derecho a la propiedad privada, pero la ley puede subordinar su uso y goce al interes p�blico.
  2. Ninguna persona ser� privada de sus bienes, excepto mediante el pago de indemnizaci�n justa, por razones de inter�s p�blico y estos casos y seg�n las form�s establecidas por la ley.

Art�culo 20

  1. Toda persona que se halle legalmente en el territorio de un Estado tiene derecho a circular por el mismo y a fijar su residencia en �l con plena libertad.
  2. Toda persona tiene derecho a salir libremente de cualquier pais, inclusive del propio.
  3. El ejercicio de los derechos anteriores no podr� ser restringido sino en virtud de una ley, por las medidas indispensables, en una sociedad democr�tica, para prevenir infracciones penales, o para proteger la seguridad nacional, la seguridad o el orden p�blicos, la moral o la salud publicas, o los derechos y libertades de los dem�s.
  4. El ejercicio de los derechos reconocidos en el inciso 1 puede asimismo ser restringido por la ley, en zonas determinadas, por razones de interes p�blico.
  5. a) Nadie puede ser expulsado del territorio de su propio pais, ni ser privado del derecho a ingresar en el mismo;

b)El extranjero que se halle legalmente en el territorio de un Estado Parte en la presente Convenci�n, s�lo podr� ser expulsado de el en el cumplimiento de una decisi�n adoptada conforme a la ley; y, a menos que razones imperiosas de seguridad nacional se opongan a ello, se permitira a tal extranjero recurrir de la orden de expulsionante la autoridad jurisdicc�onal competente.

Art�culo 21

  1. Todos los ciudadanos gozar�n, con las excepciones que establezcan sus leyes nacionales, las que no pueden comprender ninguna de las distinciones mencionadas en el Art�culo 22 de la presente Convenci�n, de los siguientes derechos y oportunidades:
  1. De participar en la direcci�n de los asuntos p�blicos, directamente o por medio de representantes libremente elegidos;
  2. De votar y ser elegidos en elecciones peri�dicas aut�nticas, realizadas por sufragio universal e igual, y por voto secreto que garantice la libre expresi�n de la voluntad de los electores;
  3. De acceso, en condic�ones generales de igualdad, a las funciones publicas de su pais.

Art�culo 22

Todas las personas son iguales ante la ley. La ley prohibira toda discriminaci�n y garantizara a todas las personas protecci�n igual y eficaz contra cuaiquier discriminaci�n por motivos de raza, color, sexo, idiama, religi�n, opiniones politicas o de cualquier otra indole, origen nacional o social, posici�n econ�mica, nacimiento cualquier otra condici�n social.

Art�culo 23

Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo, sencillo y rapido ante los jueces y tribunales nacionales competentes, que la ampara contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constituci�n o por la ley.

Art�culo 24

  1. En caso de guerra u otra emergencia que amenace la independencia o seguridad del Estado Parte, este podr� adoptar disposic�ones que, en la medida y por el tiempa estrictamente limitados a las exigencias de la situaci�n, suspendan las obligaciones contraidas en virtud de esta Convenc��n, siempre que tales disposiciones no sean inconpatibles con las dem�s obligaciones que les impone el derecho internacional y no entra�en discriminaci�n alguna fundada unicamente en motivos de raza, color, sexo, idioma, religi�n u origen social.
  2. La disposici�n precedento no autoriza suspension alguna de los siguientes derechos: a la vida, a la integridad de la persona, de protecci�n contra la detenci�n arbitraria, a proceso regular, de libertad de pensamiento, conciencia y religion, al reconocimiento de la personalidad juridica y a no ser privado de su libertad por deudas.
  3. Todo Estado Parte que haga uso del derecho de suspension deber� informar inmediatamente a los dem�s Estados Partes en la presente Convenci�n, por canducto del Secretario General de la Organizaci�n de los Estados Americanos, de las disposiciones cuya aplicaci�n haya suspendido, de los motivos que hayan suscitado la suspension y de la fecha en que haya dado por terminada tal suspension.

Art�culo 25

  1. Los Estados Partes en la presente Convenci�n reconocen la necesidad de dedicar sus maximos esfuerzos para que en su derecho interno sean adoptados y, en su caso, garantizados los demos derechos consignados en la Declaraci�n Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y que no hubieran quedado incluidos en los Art�culos precedentes.
  2. Los Estados Partes manifiestan, adem�s, su prop�sito de consagrar y, en su caso, de mantener y de perfecc�onar, dentro de sus legislac�ones internas, las prescripciones que sean m�s adecuadas para: el incremento sustancial y autosostenido del producto nacional per capita; distribuci�n equitativa del ingreso nacional; sistem�s impositivos adecuados y equitativos; modernizaci�n de la vida rural y reform�s que conduzcan a regimenes equitativos y eficaces de tenencia de tierra, mayor productividad agricola, expansi�n del uso de la tierra, diversificaci�n de la producci�n y mejores sistema para la industrializaci�n y comercializaci�n de productos agricolas; y fortalecimiento y ampliaci�n de los medios para alcanzar estos fines; industrializaci�n acelerada y diversificada, especialmente de bienes de capital e intermedios; estabilidad del nivel de precios internos en armonia con el desarrollo econ�mico sostenido y el logro de la justicia social; salarios justos, oportunidades de empleo y condiciones de trabajo aceptables para todos; erradicaci�n r�pida del analfabetismo y ampliaci�n para todos, de las oportunidades en el campo de la educaci�n; defensa del potencial humano mediante la extensi�n y aplicaci�n de los modernos conocimientos de la ciencia m�dica; nutrici�n adecuada, particularmente por medio de la aceleraci�n de los esfuerzos nacionales para incrementar la producci�n y disponibilidad de alimentos; vivienda adecuada para todos los sectores de la poblaci�n; condiciones urbanas que hagan posible una vida sana, productiva y digna; promoci�n de la iniciativa y la inversi�n privadas en armonia con la acci�n del sector p�blico, y expansi�n y diversificaci�n de las exportaci�n.

Art�culo 26

Los Estados Partes informar�n peri�dicamente a la Comisi�n de Derechos Humanos sobre las medidas que hubieran adoptado para los fines se�alados en el Art�culo anterior. La Comisi�n formular� las recomendaciones que sean adecuadas y, cuando exista una aceptaci�n generalizada de dichas medidas, promover� la celebraci�n de una Convenci�n especial o de Protocolos complementarios de la presente Convenci�n a fin de incorporarlos al regimen de la misma, o al que se estime pertinente.

 

CAPITULO III

NORMAS DE INTERPPETAC�ON Y APLICAC�ON

Art�culo 27

Ninguna disposici�n de la presente Convenci�n podr� ser interpretada en el sentido de:

  1. Permitir a alguno de los Estados Partes, grupo o persona, eliminar los derechos y libertades reconocidos en la Convenci�n o limitarlas en mayor medida que la prevista en ella;
  2. Derogar o limitar cualquier derecho o libertad que pueda estar reconocido de acuerdo con las leyes de cualquiera de los Estados Partes o de acuerdo con otra convenci�n en que sea parte uno de dichos Estados;
  3. Excluir otros derechos y garantlas que son inherentes al ser humano o se derivan de la forma democr�tica rep�blicana de gobierno;
  4. Excluir o limitar el efecto juridico que puedan producir la Declaraci�n Americana de Derechos y Deberes del Hombre y otros actos Internacionales de la misma naturaleza.

Art�culo 28

Las restricciones permitidas, de acuerdo con esta Convenci�n, a los derechos y libertades reconocidos en la misma, no podr�n ser aplicadas sino con el prop�sito para el cual han sido establecidas.

Art�culo 29

Cada Estado Parte, cuando constituya una federaci�n, tomar� las medidas necesarias, con arreglo a su Constituci�n y a sus leyes, para que se hagan efectivas las disposiciones de la presente Convenci�n en todos los Estados, Provincias o Departamentos federados y otros territorios bajo su jurisdicci�n.

 

CAPITULO IV

AMPLIACION DE LA PROTECC�ON

Art�culo 30

Podr�n ser incluidos en el regimen de protecci�n de esta Convenci�n otros derechos y libertades que sean reconocidos de acuerdo con los procedimientos establecidos en los Art�culos 69 y 70.

 

SEGUNDA PARTE

ORGANOS DE LA PROTECC�ON

CAPITULO V

DE LOS ORGANOS

Art�culo 31

Son competentes para asegurar el cumplimiento de los compromisos asumidos por los Estados Partes en la presente Convenci�n:

  1. La Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos, llamada en adelante la Comisi�n;
  2. La Corte Interamericana de Derechos Humanos, llamada en adelante la Corte.

Art�culo 32

La Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos, creada por la V Reuni�n de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, continuararon la estructura, organizaci�n y funciones que le fueron conferidas por el Estatuto aprobado por el Consejo de la Organizaci�n de los Estados Americanos, el cual fue reconocido y ampliado por la.Resoluci�n XXII de la Segunda Conferencia Interamericana Extraordinaria, y tendr�, adem�s, las facultades que a continuaci�n se le atribuyen para realizarlos fines de esta Convenci�n.

Art�culo 33

Sin prejuicio de lo que resulta del Art�culo 32, cualquier persona, grupo de personas o asociaci�n legalmente constituida puede someter a la Comisi�n petici�n que contenga denuncia o queja de violaci�n de esta Convenci�n.

Art�culo 34

  1. Todo Estado Parte podr� , en el momento del dep�sito de su instrumento de ratificaci�n o adhesi�n de la presente Convenci�n, declarar que reconoce la competencia de la Comisi�n para recibir y examinar las comunicaciones en que un Estado Parte alegue que otro Estado Parte ha incurrido en violaciones de los derechos humanos establecidos en la presente Convenci�n.
  2. Las comunicaciones hechas en virtud del presente Art�culo solo se podr�n admitir y examinar si son presentadas por un Estado Parte que haya hecho una declaraci�n por la cual reconozca respecto de sl mismo la referida competencia de la Comisi�n. La Comisi�n no admitir� ninguna comunicaci�n de un Estado Parte o contra un Estado Parte que no haya hecho tal declaraci�n.
  3. Las declaraciones podr�n hacerse por un per�odo determinado. Las declaraciones se depositar�n en la Secretaria General de la Organizaci�n, la que transmitira copia de las mism�s a los Estados Partes.

Art�culo 35

  1. Los requisitos para la admisibilidad de la petici�n por la Comisi�n son los siguientes:
  1. Que se hayan interpuesto y agotado los recursos de jurisdicci�n internal conforme a los principios del Derecho Internac�onal generalmente reconocidos, sin lograr la cesaci�n de la violaci�n denunciada;
  2. que sea presentada dentro del plazo de seis meses, a partir de la fecha en que la Parte ha tomado conocimiento de la decisi�n definitiva;
  3. que la materia de la petici�n no haya sido sometida o no est� pendiente de otro procedimiento de arreglo internac�onal, cuando dicha petici�n sea presentada por uno de los Estados Partes;
  4. que contenga la firma, el nombre, la nacionalidad, la profesi�n y el domicilio de la persona, o personas o del representante legal de la asociaci�n que somete la petici�n.

2. No se aplicar� la disposici�n del p�rrafo 1 apartado a en los siguientes casos:

    1. Inexistencia, en la legislaci�n interna del Estado de que se trata, del debido proceso legal para protecci�n del derecho o derechos mencionados en la petici�n sometida a la Comision;
    2. Si al peticionario no se le permiti� el acceso a los recursos de la jurisdicci�n interna o haya sido impedido de agotarlos;
    3. Retardo injustificado en la decisi�n de los mismos recursos.

 

CAPITULO VI

PROCEDIMIENTO DE LA COMISION

Art�culo 36

La Comisi�n declar� inadmisible la petici�n sometida de acuerdo con el Art�culo 34 siempre que:

  1. Falte alguno de los requisitos indicados en el Art�culo 35;
  2. No exponga hechos que caractericen una violaci�n de laConvenci�n;
  3. Resulte evidente de la exposici�n del propio peticionario la total improcedencia de la petici�n;
  4. Sea sustancialmente la reproduccion de petici�n anterior y a decidida, por la Comisi�n.

Art�culo 37

La Comision, al recibir una queja sobre violaci�n de los derechos que consagra esta Convenci�n, procedera en los siguientes t�rminos:

    1. Si reconoce la admisibilidad de la petici�n, solicitara informaciones al Gobierno del Estado al cual pertenezca la autoridad se�alada como responsable de la violaci�n alegada, transcribiendo las partes pertinentes de la petici�n. Dichas informaciones deben ser enviadas en plazo razonable, fijado por la Comisi�n al considerar las circunstancias de cada caso;
    2. Recibidas las informaciones o transcurrido el plazo fijado sin que sean recibidas, verificara si subsisten los motivos de la petici�n. En el caso contrario, mandara archivar el expediento;
    3. Podr� tambien declarar la inadmisibilidad o la improcedencia de la petici�n, sobre la base de una informaci�n o prueba superveniente;
    4. Con el fin de establecer los hechos, proceder� a un ex�men contradictorio del asunto planteado o de la petici�n, previa citaci�n de los representantes de las Partes, y, si ello es indispensable, a una investigaci�n, para cuya eficaz realizaci�n los Estados interesados proporc�onaran todas las facilidades necesarias;
    5. Se pondr� a disposici�n de las partes interesadas, a fin de llegar a una soluci�n amistosa del asunto fundada en el respeto a los derechos hnmanos reconocidos en la presenteConvenci�n;
    6. Podr� pedir a los Estados interesados cualquier informaci�n pertinente y recibira, si asi se le solicita, las exposiciones verbales o escritas que presenten los interesados.

Art�culo 38

Si se ha llegado a una soluci�n amistosa con arreglo a las disposiciones del p�rrafo e del Art�culo 37, la Comisi�n redactara un informe que ser� transmitido a los Estados interesados y comunicado despu�s, para su p�blicaci�n, al Secretario General de la Organizaci�n. Este informe se reducir� a una breve exposici�n de los hechos y de la soluci�n lograda.

Art�culo 39

  1. De no llegarse a una soluci�n, y no m�s tarde de 12 meses acontar desde la fecha de recepci�n de la notificaci�n, denuncia, o queja, la Comisi�n redactar� un informe en el que expondr� los hechos y sus conclusiones. Si el informe no representa, en todo o en parte, la opini�n unanime de los miembros de la comisi�n, cualquiera de ellos podr� agregar a dicho informe su opini�n por separado. Tambien se agregaran al informe las exposiciones escritas y orales que hagan las partes en virtud del Art�culo 37, f.
  2. El informe ser� transmitido a los Estados interesados y ellos no estar�n facultados para publicarlo.
  3. Al transmitir el informe, la Comisi�n podr� formular las proposiciones y recomendaciones que juzgue adecuadas.

Art�culo 40

  1. Si en el plazo de tres meses a partir de la transmisi�n a los Estados interesados del informe de la Comisi�n, el asunto no ha sido sometido a la decisi�n de la Corte, aceptandose su competencia, la Comisi�n podr� tomar una decisi�n por mayoria absoluta de votos de sus miembros sobre la cuesti�n de saber si el Estado contra el que se reclama o dirige la petici�n ha violado las obligaciones contraidas envirtud de la presente Convenci�n.
  2. En caso afirmativo, la Comisi�n fijara un plazo durante el cual el Estado debe tomar las medidas para cumplir su decisi�n.
  3. Si el Estado no ha adoptado medidas satisfactorias en el plazo fijado, la Comisi�n decidira, por la mayoria prevista en el p�rrafo precedento, publicar su informe.

Art�culo 41

  1. Los Estados Partes se comprometen a presenter a la Comisi�n informes periodicos sobre las medidas adoptadas con el fin de garantizar la observancia de los derechos mencionados en el Art�culo 25,p�rrafo 1.
  2. La Comisi�n determinara la periodicidad que tendr�n estos informes.
  3. Cuando se trate de un informe que ha de ser presentado originalmente a uno de los Organismos Especializados de las Naciones Unidas o de la Organizaci�n de los Estados Americanos, el Estado Parte cumplira lo prescrito en el p�rrafo 1 precedento, mediante el envio de una copia del mismo informe a la Comisi�n.

 

CAPITULO VII

ORGANIZAC�ON DE LA CORTE

Art�culo 42

  1. La Corte se compondr� de siete jueces, elegidos a titulo personal entre juristas de la m�s alta autoridad moral y competencia en materia de derechos humanos, nacionales de los Estados Partes.
  2. No debe haber dos jueces de la misma nacionalidad.

Art�culo 43

  1. Los jueces de la Corte ser�n elegidos por el Consejo de la Organizaci�n por mayoria absoluta de votos, en votaci�n secreta.
  2. Si los candidates a una o m�s de las vacantes no alcanzaren mayoria absoluta de votos, se efectuaran tantas votaciones cuantas sean necesarias para este efecto, elimin�ndose sucesivamente a los que reciban menor n�mero de votos.

Art�culo 44

  1. Por lo menos tres meses antes de la fecha de la elecci�n de la Corte, cada uno de los Estados Partes presentar� una terna de candidatos, de los cuales dos al menos ser�n de su nacionalidad.
  2. El Secretario General de la Organizaci�n formar� con estos candidates una lista alfabetica que someter� al Consejo al menos treinta d�as antes de la elecci�n.
  3. El mismo procedimiento se seguir� para llenar las vacantes que se produzcan.

Art�culo 45

  1. Los jueces de la Corte ser�n elegidos por un per�odo de seis a�os y podr�n ser reelegidos.
  2. El juez elegido para reemplazar a un miembro cuyo mandato noha expirado, completara el periodo de este.
  3. El juez permanecera en la funci�n hasta el t�rmino de su mandato. Sin embargo, seguir� conociendo de los casos a que ya se hubiere abocado, mientras se subtancia el respectivo proceso.

Art�culo 46

  1. El quorum minimo para las deliberaciones de la Corte es de cinco jueces.
  2. El juez que sea nacional de un Estado Parte en el caso, sera sustituido por un juez ad hoc, con las calificaciones del Art�culo 42, elegido por mayoria absoluta de los votos de los otros jueces de la propia Corte siempre que sea necesario para formar el quorum indicado en el p�rrafo 1 de este Art�culo.

Art�culo 47

  1. La Corte teridr� su sede en ... y podr� adem�s reunirse y funcionar en cualquier Estado America�o en que lo consider� conveniente, previa aquiescencia del Estado respectivo.
  2. El Secretario residir� en la sede de la Corte, sin perjuicio de su deber de asistir a las sesiones de la Corte fuera de la sede.

 

CAPITULO VIII

CONPETENCIA DE LA CORTE

Art�culo 48

S�lo los Estados Partes en esta Convenci�n a la Comisi�n tienen derecho de someter un caso a la decisi�n de la Corte.

Art�culo 49

  1. La Corte tendr� competencia para conocer de todos los casos relativos a la interpretaci�n y aplicaci�n de las disposic�ones de esta Convenci�n que le sean sometidos desde que las Partes en el caso reconozcan dicha competencia.
  2. El Estado Parte podr� declarar, en cualquier momento, que reconoce, como obligatoria, de pleno derecho y sin Convenci�n especial la competencia de la Corte sobre todos los casos relatives a la interpretaci�n o aplicaci�n de esta Convenci�n.
  3. La declaraci�n podr� ser hecha incondicionalmente o bajo condici�n de reciprocidad o por un plazo determinado, y deber� ser presentada al Secretario General de la Organizaci�n, quien transmitir� copias de la misma a los otros Estados Partes y al Secretario de la Corte.

Art�culo 50

Para que la Corte pueda conocer de cualquier caso que le sezasometido, ser� indispensable que haya sido agotado el procedimiento previsto en los Art�culos 37 a 39 y transcurrido el plazo de tres meses contemplado en el Art�culo 40.

Art�culo 51

Trat�ndose de dispute en cuanto a si la Corte tiene o no contpetencia para decidir sobre un caso determinado, la Corte decidir� sobredicha dispute de competencia.

Art�culo 52

  1. Cuando reconozca que hubo violaci�n de un derecho o libertad protegido en esta Convenci�n, la Corte tendr� competencia para determinar el monto de la indemnizaci�n debida a la parte lesionada.
  2. La parte del fallo que contenga indemnizaci�n compensatoria se podr� ejecutar en el Estado respectivo por el procedimiento interno vigente para la ejecuci�n de sentencias contra el Estado.

Art�culo 53

La Asamblea General, el Consejo Permanente y la Comisi�n podr� n consultar a la Corte acerca de la interpretaci�n de esta Convencion o de otro Tratado concerniente a la protecci�n de los derechos humanos en los Estados Americanos; y los Estados Partes, acerca de la compatibilidad entre alguna de sus leyes internas y dichos instrumentosinternacionales.

 

CAPITULO IX

PROCEDINIENTO ANTE LA CORTE

Art�culo 54

  1. El fallo de la Corte ser� motivado.
  2. Si el fallo no expresare en todo o en parte la opini�n un�nime de los jueces, cualquiera de �stos tendr� derecho a que se agregue el fallo su opini�n disidente o individual.

Art�culo 55

El fallo de la Corte ser� definitivo e inapelable. En caso le desacuerdo sobre el sentido o alcance del fallo, la Corte lo interpretar� a solicitud de cualquiera de las partes, deducida en el plaza maximo de sesenta d�as contados desde la notificaci�n del fallo.

Art�culo 56

Los Estados Partes se comprometen a cumplir la decision de la Corte en todo litigio, en que sean partes.

Art�culo 57

El fallo de la Corte ser� transmitido al Consejo de la Organizaci�n de los Estados Americanos.

Art�culo 58

La Corte formular� un reglamento mediante el cual determinar� la manera de ejercer sus funciones. Establecer�, en particular, sus reglas de procedimiento.

 

Tercera Parte

DISPOSICIONES GENERALES

CAPITULO X

DEBERES, INMUNIDADES Y GASTOS

Art�culo 59

Los Estados Partes en la presente Convenci�n se, obligan a proporcionar, a pedido de la Comisi�n, las explicaciones que se soliciten sobre la manera en que su derecho interno asegura la aplicaci�n efectiva de todas las disposiciones de esta Convenci�n.

Art�culo 60

Los miembros de la Comisi�n y los jueces de la Corte gozar�n, desde que sean convocados oficialmente y mientras se encuentren en el ejercicio de las funciones del cargo, de los privilegios e inmunidades reconocidos a los representantes diplom�ticos por el Derecho Internacional.

Art�culo 61

Los jueces de la Corte percibir�n, durante el ejercicio de sus funciones, los emolumentos y gastos de viaje determinados en el presupuesto-programa de la organizaci�n de los Estados Americanos, teniendo en cuenta la importancia y la dignidad de las funciones correspondientes.

Art�culo 62

Los servicios de Secretaria de la Comisi�n y de la Corte ser�n desempe�ados por la unidad funcional especializada que formar� parte de la Secretaria General de la organizaci�n y deber� disponer de los recursos necesarios para cumplir las tareas ciue le sean encomendadas por la Comisi�n y por la Corte.

Art�culo 63

Los gastos de la Comisi�n, de la Corte y de sus respectivas Secretarias ser�n incluidos dentro del presupuesto-programa de la Organizaci�n.

 

CAPITULO XI

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Art�culo 64

  1. En la primera elecci�n de los jueces de la Corte, el mandato de cuatro de ellos expirara a los cuatro a�os y el mandato de los tres restantes expirar� a los dos a�os.
  2. Inmediatamente despu�s de realizada la primera elecci�n, el Secretario General de la Organizaci�n determinar� la duraci�n de los mandatos de cada uno de los electos, seg�n el criterio proporcional al numero de votos recibidos.
  3. En casos de igualdad del n�mero de votos recibidos por dos o m�s de los electos, el Secretario General de la Organizaci�n determinar� por sorteo la duraci�n de los respectivos mandatos.

Art�culo 65

Hasta que sean instaladas en su sede permanento, la Comisi�n la Corte y sus servicios de Secretaria funcionar�n en la sede de la Uni�n Panamericana.

 

CAPITULO XII

RATIFICAC�ON, RESERVA, DENUNCIA Y ENMIENDA

Art�culo 66

  1. La presente Convenci�n estar� abierta a la firma y a la ratificaci�n o adhesi�n de todo Estado miembro de la Organizaci�n de losEstados Americanos.
  2. La ratificacion de la presente Convenci�n o la adhesi�n a la misma se efectuar� mediante el dep�sito de un instrumento de ratificaci�n o de adhesi�n en la Secretaria General de la Organizaci�n de los Estados Americanos. Tan pronto como siete Estados hayan depositado sus respectivos instrumentos de ratificaci�n o de adhesi�n, la Convenci�n entrara en vigor. Respecto a todo otro Estado que lo ratifique o adhiera a �l ulteriormente, la Convenci�n entrar� en vigor en la fecha del dep�sito de su instrumento de ratificaci�n o de adhesi�n.
  3. El Secretario General de la Organizaci�n informar� a todos los miembros de la Organizaci�n de la entrada en vigor de la Convenci�n y del dep�sito de cada uno de los instrumentos de ratificaci�n o de adhesi�n.

Art�culo 67

  1. El Estado Parte podr� , en el momento del dep�sito de su instrunento de ratificaci�n o adhesi�n de esta Convenci�n, formular reserva si una norma constitucional vigente en su territorio estuviere en contradicci�n con alguna disposici�n de la Convenci�n. La reserva debe ir acompa�ada del texto de la norma a que se refiere.
  2. La disposici�n que haya sido objeto de alguna reserva no se aplicar� entre el Estado reservante y los dem�s Estados Partes. Para que la reserva surta este efecto, no ser� necesaria la aceptaci�n de los dem�s Estados Partes.

Art�culo 68

  1. Los Estados Partes podr�n denunciar la presente Convenci�n despu�s de la expiraci�n de un plazo de cinco a�os a partir de la fecha de entrada en vigor de la misma y mediante un preaviso de un a�o, notificando al Secretario General de la Organizaci�n, quien informara a las otras Partes.
  2. Esa denuncia no tendr� por efecto desligar al Estado Parte interesado de las obligaciones contenidas en la presente Convenci�n en lo que concierne a todo hecho que, pudiendo constituir una violaci�n de esas obligaciones, haya sido cumplido por �l anteriormente a la fecha en la cual la denuncia produce efecto.

Art�culo 69

  1. Cualquier Estado Parte, la Comisi�n o la Corte podr�n someter a la Asamblea General, por intermedio del Secretario Generalde la Organizaci�n, una propuesta de enmienda a esta Convenci�n.
  2. Las enmiendas aprobadas entrar�n en vigor en la fecha en que se haya depositado el respective instrumento de ratificaci�n que corresponda al numero de la mayoria absoluta de los Estados Partes en esta Convenci�n.

Art�culo 70

ANEXO II

  1. De acuerdo con la facultad establecida en el Art�culo 30, la Comisi�n podr� someter a la aceptaci�n de los Estados Partes Protocolos adicionales a la presente Convencion con la finalidad de incluir progresivamente en el regimen de protecci�n de la misma otros derechos y libertades previstos en la Declaracion Americana de los Derechos y Deberes del Hombre tan pronto como la Comision estime que dichos Estados estan preparandos para aceptar las obligaciones correspondientes a cada uno de estos derechos y libertades. Los Estados Partes se obligan a someter cada Protocolo a la aprobacion del poder competente, de conformidad con sus respectivos procedimientos.
  2. Cada Protocolo entrara en vigor en la fecha del deposito del septimo instrumento de aceptacion y se aplicara solo entre los Estados Partes en el respectivo Protocolo.

ANEXO II

DOCUMENTOS DE LA COMISION INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS
(OEA/Ser.L/V/)

 

Numero del Doc. Titulo
OEA/Ser.L/V/.II.19 DOCUMENTOS DEL DECIMONOVENO PERIODO DE Sesiones (EXTRAORDINARIO)
Doc. 34 1968 - A�o de los Derechos Humanos Tres Discursos del Presidente de la Comisi�n Interamericana de Derechos Humanos Profesor Manuel Bianchi
Doc. 35 Los Derechos Humanos y el Derecho de Sufragio en America (Tercer Informe), preparado por el Prof. Manuel Bianchi
Doc. 36 Documento de trabajo sobre la Convenci�n Interamericana de Derechos Humanos
Doc. 37 Rev. Programa del Decimonoveno Per�odo de Sesiones (Extraordinario)
Doc. 38 Acta resumida de la primera sesi�n celebrada el 1 de julio de 1968
Doc. 39 Informe del Secretario Ejecutivo sobre las Actividades de la Secretaria entre el Decimoctavo y Decimonoveno Periodos de Sesiones
Doc. 40 Acta resumida de la segunda sesi�n celebrada el 2 de julio de 1968
Doc. 41 Acta resumida de la tercera sesi�n celebrada el 3 de julio de 1968
Doc. 42
julio de 1968
Acta resumida de la cuarta sesi�n celebrada el 3 de
Doc. 43
julio de 1968
Acta resumida de la quinta sesi�n celebrada el 5 de
Doc. 44
julio de 1968
Acta resumida de la sexta sesi�n celebrada el 5 de